El Real Madrid recibe al Valencia en el Di Stéfano todavía sin Sergio Ramos. El capitán pasó por quirófano para recuperarse de sus problemas físicos y ya acumula cuatro encuentros de La Liga seguidos sin formar parte del plantel. El del cuadro che será el quinto, por lo que es el momento de que jugadores como Raphael Varane den un paso al frente. El zaguero francés, apuesta de Zidane y clave en los últimos éxitos de cuadro merengue, tiene mucho en juego esta jornada.

Noticias relacionadas

Y es que el conjunto blanco siempre ha sufrido cuando Ramos se ha ausentado. Sin ir más lejos, en varios encuentros de esta temporada en los que el capitán fue baja por lesión, el equipo de Zidane mostró ciertas carencias defensivas. Y, especialmente, por la falta de liderazgo atrás. Esa personalidad del de Camas que Varane, con una larga trayectoria en la capital, debe empezar a imitar. Ante el Getafe se produjo la primera portería a cero desde la baja de Sergio Ramos y el objetivo es alargar esas sensaciones una jornada más.

Para ello, el papel de Varane será determinante. Probablemente estará acompañado de Nacho, pero será él quien deba llevar la voz en la línea trasera. En la zona alta de la escalara de jerarquía del Real Madrid, el galo cuenta con toda la confianza del Zinedine Zidane. El técnico fue quien le fichó cuando estaba en Francia y Zizou solo formaba parte del organigrama merengue. Ser entrenador, por aquel entonces, parecía cosa lejana. Sin embargo, el tiempo le ha dado la razón.

Raphaël Varane en acción con Juan Hernández Reuters

Varane lo ha jugado todo en La Liga esta temporada. Solo en una ocasión se quedó sin minutos en el banquillo: ante el Huesca en el 4-1. En el resto de encuentros, el galo ha tenido que compartir defensa con Militao, Nacho o Sergio Ramos. Todos ellos han pasado por momentos delicados a nivel físico, pero el francés ha continuado siendo fijo esquivando todos los obstáculos.

El duelo ante el Valencia no es más que una prueba más donde Varane tiene que confirmar los galones de los que disfruta. Y más teniendo en cuenta el resultado del último encuentro ante los de Javi Gracia. Ese duelo en Mestalla y en el que Varane fue titular -curiosamente después de esa suplencia ante el Huesca-, acabó con la mayor goleada de la temporada encajada por el Real Madrid. Un 4-1 donde los de Zidane dejaron muy mala imagen, especialmente en una defensa que estuvo lejos de su nivel.

Pero el cuadro che no es lo único importante que queda por delante. Dentro de algo más de una semana, el Real Madrid disputará la ida de los octavos de final de Champions League. Y Varane, ahí, será quien mande en defensa. Llegar con la línea defensiva en pleno rendimiento y con total adaptación al mandato de Varane será clave para frenar a una Atalanta que ya sorprendió el año pasado.

El mercado de defensas

El paso al frente de Varane no es algo repentino, sino que también es importante de cara al futuro. El conjunto merengue sigue de cerca el mercado y la línea defensiva es una de las que se esperan poder reforzar. Nombres como el de Alaba o el de Pau Torres se han sumado a la lista de opciones del Real Madrid, por lo que Varane cuenta con esa presión extra.

El club confía plenamente en su potencial, Zidane no duda de él y el equipo le respeta en el terreno de juego. Pero, con Sergio Ramos apartado, Varane debe subir varios peldaños en la escala de jerarquía del equipo blanco.

[Más información - Zidane responde al guiño: "¿Francia? Es una posibilidad, algún día"]