Trece partidos y algo más de 700 minutos. Son los datos individuales de Gareth Bale desde que llegara al Tottenham como fichaje estrella para esta nueva temporada. El jugador galés se convirtió en el refuerzo por excelencia de Mourinho y se esperaba que fuera la revelación del año en la Premier League. Sin embargo, varios parones por sus problemas físicos y suplencias sin minuto alguno decididas por Mourinho han puesto al delantero en el centro de todas las miradas.

Noticias relacionadas

Bale se ha quedado en el banquillo en los dos últimos partidos del Tottenham en la Premier. Un empate y una victoria sin el galés en estas citas. Anteriormente también se quedó sin disfrutar de minutos pese a estar convocado en partidos tan importantes como ante Arsenal, Chelsea o Manchester City. Además, tan solo ha marcado un gol en la competición nacional para un total de cuatro dianas en lo que va de campaña.

Números que no le favorecen y que han obligado a Mourinho a pronunciarse sobre el 'caso Bale'. El técnico portugués ha sido muy claro desde un primer momento con su delantero. No iba a regalarle presencias en el césped y sería uno más del equipo. Es por ello que, ante esta pequeña crisis de Bale, el entrenador portugués ha tenido que repetir una vez más que no puede "dar minutos a los jugadores" por su simple nombre. 

"Los minutos en el campo no es algo que pueda dar", ha indicado Mourinho en las últimas horas. "Todos sabemos las dificultades que tuvo en las dos últimas temporadas, todos sabemos que llegó lesionado", ha subrayado en su última intervención el entrenador del Tottenham. Y, además, todos saben "que incluso esta temporada" ha estado "un poco arriba y abajo con pequeñas cosas" que le han impedido tener continuidad con el equipo.

Gareth Bale, en un partido del Tottenham Reuters

"Lo más importante para él es ser consistente" y que esté "entrenando sin problemas". Es la clave para que Bale acabe con su particular caso, ya sea en el Tottenham o en el Real Madrid. Pasar a ser protagonista por lo que sucede en el campo y no por sus ausencias en él.

"Cuando un jugador es consistente entrenando a alta intensidad sin problemas", ha recordado Mourinho, "entonces el jugador está listo". Eso sí, "no para que le den minutos, sino que está preparado para ganarse los minutos y eso es una cosa diferente".

Bale, tocado

Bale, por lo tanto, queda en una posición algo delicada. Mourinho le pide más para poner punto y final a los problemas físicos. El entrenador del Tottenham tiene claro que no le va a regalar los minutos y si el delantero quiere volver a ser el líder de los Spurs debe dar un paso al frente. 

Más allá del protagonismo que tenga en los próximos partidos, ahora se abre todo un proceso de dudas sobre qué pasará con el futuro de Gareth Bale. El atacante firmó una cesión con el Tottenham hasta final de temporada y ya son varios los medios ingleses que aseguran que la entidad liderada por Levy no quiere que continúe con el equipo el año que viene. En el Real Madrid, al menos con Zidane en el banquillo, no tendría minutos como ha sucedido en los últimos meses con la camiseta merengue.

[Más información - Mbappé, ahora o nunca: las claves del Real Madrid para su fichaje en plena crisis]