A Zinedine Zidane la persigue el debate del '9' hasta con la salida de Luka Jovic del Real Madrid. La cesión del serbio, entre otras cosas, servía para zanjar un asunto que parecía enquistado en el banquillo blanco desde hacía semanas. Zidane no contaba con el delantero y su préstamo al Eintracht Frankfurt servía como fuente de minutos para el jugador y un casi un alivio para el entrenador.

Noticias relacionadas

Sin embargo, Jovic ha tardado apenas media hora en meter con su nuevo equipo dos goles, los mismos que metió en temporada y media con el Real Madrid. En el club blanco esperan que siga así y el serbio se hinche a goles antes de regresar (la cesión no tiene opción de compra), pero la circunstancia de lo ocurrido este domingo ha provocado que algunos no hayan tardado en echarse al cuello de Zidane.

¿Es responsabilidad de Zidane que Jovic haga en 28 minutos los mismos goles que en 1.014' con el Real Madrid? Para algunos sí, incluido el propio Eintracht ("Tan solo había que ponerlo...", le dedicaba con acidez desde su cuenta en español a Zidane). La realidad es que Zidane le ha dado pocas oportunidades a Jovic, pero en el hecho de que no haya triunfado de blanco entran en juego factores tan o más importantes.

Adi Hütter, entrenador del Eintracht Frankfurt, y Luka Jovic EFE

El primero sería el psicológico. Jugar en el Madrid, con su escudo y su camiseta, está hecho para unos pocos elegidos y la responsabilidad que conlleva quizás era demasiado para un Jovic que llegó al equipo con solo 21 años y con 27 goles y 60 millones de euros como carga. También es justo decir que Jovic se adapta mejor al fútbol de la Bundesliga que al de La Liga, donde los equipos se encierran y se lo ponen más difícil a los delanteros rivales.

Aún así, este debate del '9' (con Jovic o sin él) se ha convertido en un dolor de cabeza continuo para Zidane. La temporada empezó con la necesidad de elegir entre Jovic y Borja Mayoral, ya que Mariano no parecía dispuesto a irse. El técnico francés parecía inclinarse por el canterano, pero al final fue este quien se fue cedido a la Roma donde suma seis goles y cuatro asistencias. 

Luego llegó un pequeño puñado de oportunidades para Jovic que no pudo transformarlas en goles y, tras contagiarse del coronavirus y sufrir una lesión, se vio adelantado por Mariano como segundo delantero del equipo. Sin minutos, lo último que jugó fueron los instantes finales del partido contra el Valencia del pasado 8 de noviembre. Zidane le abrió las puertas y Jovic cogió las maletas con el objetivo de reencontrarse en Alemania.

Mariano, con la camiseta negra del Real Madrid

El futuro

Por delante, hay seis meses para reconducir la situación. Tanto en Madrid como en Fráncfort. Zidane necesita goles en la delantera que acompañen a los de Benzema y ya no tendrá que elegir entre Mariano o Jovic. El hispano-dominicano espera contar con algo más de continuidad como el revulsivo del ataque blanco. A casi un par de miles de kilómetros de distancia, el objetivo de Jovic será volver a disfrutar metiendo goles.

Hasta verano no se sabrá cómo continúa la historia. El futuro de cada uno dependerá de lo que se demuestre en seis meses y de cómo esté la situación en el club blanco para entonces, tanto en lo deportivo como en lo económico respecto a fichajes. La prioridad, eso sí, es zanjar este debate que viene persiguiendo a Zidane desde su regreso al banquillo del Real Madrid.

[Más información: Jovic: "Sigo siendo optimista con que todo saldrá bien en el Real Madrid"]