Los focos ya apuntan a San Siro para la gran final que se disputa esta noche que definirá la clasificación para la fase de eliminatorias de la Champions League. Pero, esos mismos puntos de iluminación se colocan en el centro de la zaga del Real Madrid donde Nacho Fernández y Raphaël Varane tienen una cita de nivel ante Romelu Lukaku y Lautaro Martínez, los puntales del Inter de Milán. Especialmente el francés, que necesita redimirse tras su pobre rendimiento en los últimos partidos de esta competición.

Noticias relacionadas

Los blancos suman seis de los últimos siete partidos en Champions sin ganar cuando Sergio Ramos no está presente en el campo. Ya sea junto a Eder Militao o el canterano merengue, Varane no ha demostrado el nivel al que tenía acostumbrada a la parroquia madridista. Desde ese encuentro frente al Manchester City en el que dos errores suyos condenaron considerablemente al equipo de Zidane y le apearon de la edición de la pasada temporada.

La cita de este miércoles supondrá un nuevo examen para medir al francés, que estaba más que consolidado en el máximo nivel pero que ha vuelto a transmitir dudas sobre si puede liderar la zaga blanca en el futuro. Cuando la renovación de Sergio Ramos está en el centro de la opinión pública, el galo necesita demostrar sus mejores dotes para que la afición blanca vea en él un futuro líder del equipo en la próxima transición que tenga que acometer la entidad.

Varane, con el Real Madrid Twitter (@raphaelvarane)

A sus 27 años, Varane lo ha ganado todo. Pero tiene tanta carrera por delante aún que su palmarés puede terminar siendo una de las carreras más prolíficas. Su gran rendimiento es clave para que el Real Madrid siga consiguiendo títulos. Vinculó su trayectoria a la entidad blanca muy pronto y puede dejar un legado increíble. Su posición en la historia del club sigue creciendo temporada tras temporada, pero el paso que le queda es el de consolidarse como líder después de estar ya entre los capitanes de la primera plantilla.

Pasado pisado

El mismo central explicó en rueda de prensa estas sensaciones y aclaró que toda la rabia que invadió su cuerpo tras lo sucedido en Manchester en verano ya estaba olvidada. "Yo creo que es el pasado. Hay que aprender del pasado y hacerse más fuerte. Siempre después de las victorias decimos que no podemos vivir del pasado, cuando perdemos es igual. Siempre hay que ser positivo", argumentaba el defensa en la previa del partido contra el Inter en el Alfredo Di Stéfano.

Allí mismo se encargaba de analizar ese rendimiento cuando juega junto a Ramos y cuando no está el capitán blanco. "Es verdad que cuando no estaba Sergio, no estuvimos bien. Sergio aporta mucho a nivel colectivo. Su carácter es muy bueno para el equipo. No sé si es casualidad o no, pero no hemos estado bien sin él. Pero creo que es cuestión de todos. Mis cualidades son complementarias, él me hace mejor y yo le hago mejor. Es cuestión de estar todos juntos", explicó Varane.

En ese encuentro, los blancos encajaron dos goles en sendos errores de la zaga. Si bien es cierto que también estaban condicionados por tener que adaptarse a que Lucas Vázquez jugase de lateral, tanto Varane como Militao, los que estuvieron esa noche sobre el campo, no consiguieron alejar las dudas sobre ellos. A pesar de que el Real Madrid terminó ganando el partido, no fue por la actuación del galo. Este miércoles en San Siro los focos volverán a centrarse en Raphael. El madridismo espera un golpe de efecto del defensa.

[Más información: El Real Madrid se la juega contra el Inter en otra 'final' en San Siro]