Luka Jovic ha visto esta semana como una polémica pasada se volvía a revivir. Durante el estado de alarma al comienzo de la pandemia fue protagonista por viajar a Serbia y aparecer en algunos titulares por haberse saltado el confinamiento. Ahora, varios meses después, ha recibido la petición de la fiscalía de seis meses de cárcel.

Noticias relacionadas

La agencia Tanjug adelantaba que el jugador, según los fiscales, se había saltado el confinamiento y "no cumplió con los protocolos de salud después de su regreso de España". La emisora estatal RTS confirmó después que se le ofreció al delantero la posibilidad de abonar 30.000 euros para zanjar el conflicto. Jovic, sin embargo, no quiso y ahora se enfrenta a una petición de cárcel y que se resolvería en los próximos días.

Dsde su familia han salido a defenderle. Su padre Milan Jovic ha salido al paso de forma tajante y estallando en Novosti: "No voy a hacer declaraciones, porque si hablo muchos se encontrarán donde les gustaría ver a Luka, en la cárcel", apuntó de forma contundente.

El progenitor del delantero del Real Madrid denuncia que hay una "persecución" hacia su hijo desde las autoridades de su país. Además, se lamentó de que "un serbio puede perdonar a otro serbio todo menos el éxito".

El viaje de Jovic

Jovic se marchó a su país cuando las competiciones deportivas se suspendieron como consecuencia del coronarivus. Toda España estaba paralizada y los jugadores pudieron regresar a sus países de origen para reunirse con sus familias y pasar allí el confinamiento. Jovic tomó ese camino y viajó a Serbia. Sin embargo, como él mismo explicó, no tuvo en cuenta que las condiciones del confinamiento no eran las mismas aquí que en su país.

Jovic durante un partido del Real Madrid LaLiga

A través de las redes sociales mostró cómo abordaban la cuarentena: "Pasamos el tiempo jugando al FIFA. Espero que estáis en casa. Quedaos en casa. No pongáis a vuestra gente en peligro. Espero que lo más pronto posible podamos vernos fuera". Pero fue durante una entrevista previa donde Jovic quiso dar todos los detalles de lo sucedido.

El atacante afirmó que pensaba que en España y Serbia existían "las mismas reglas". Es decir, que podía salir a la calle para tirar la basura o acudir a un servicio básico como adquirir algún producto en la farmacia. Algo que no estaba permitido y que él mismo reconoció como fallo suyo. "Es mi culpa por no haberme enterado mejor", se disculpó el jugador del Real Madrid.

Al enterarse de que su error con el confinamiento podía tener consecuencias, el delantero serbio zanjó la polémica de forma clara y concisa: "Por supuesto que estoy listo para soportar las consecuencias de mis acciones". Meses después, Jovic ya conoce cuál es la petición de la fiscalía y en unos días podría conocer el fallo definitivo de la justicia serbia.

[Más información: Jovic se enfrenta a seis meses de cárcel por saltarse el confinamiento en Serbia]