El Real Madrid está viendo bastante comprometido su inicio de temporada y, sobre todo, los primeros partidos del particular 'Tourmalet' que ha provocado el hecho de que la acción comenzara más tarde que habitualmente por culpa de la pandemia de coronavirus. Dos derrotas ante el Cádiz y el Shakhtar Donetsk han puesto en evidencia a la plantilla de Zinedine Zidane y a sus decisiones a la hora de llevar a cabo las rotaciones.

Noticias relacionadas

Si bien es cierto que estos dos encuentros eran ocasiones apropiadas para ver a caras menos visibles, la factura de estos dos partidos en casa ha salido muy cara. Todo ello justo antes de afrontar El Clásico de este sábado y la primera salida de la Champions League que se presume fundamental para definir la fase de grupos después del tropiezo y el empate del Monchengladbach frente al Inter. Esto requiere una reacción inmediata de los blancos.

También se apuesta firmemente a la idea de que la temporada pasada, tras un comienzo titubeante, también se mejoró. Con esa referencia, los jugadores y Zidane quieren recomponerse y comenzar esta remontada desde el fin de semana. Hay moldes suficientes teniendo en cuenta que este mismo equipo ganó La Liga hace unos meses con una solidez que, en estos últimos choques, ha desaparecido.

Thibaut Courtois, Varane y Nacho, en un partido del Real Madrid con la camiseta rosa EFE

El problema está en que de estas dos citas han salido varios jugadores trasquilados. Algunos de forma muy crítica, otros porque su rendimiento no está siendo relevante y también los hay que no están demostrando nivel para el Real Madrid. Hay margen de mejora en todos ellos y, teniendo en cuenta su pasado, todos en la plantilla creen que pueden recuperar esas sensaciones. Sobre todo, porque algunos son jóvenes aún.

Sin nivel

Sin lugar a dudas hay dos jugadores que han quedado señalados por no tener nivel para el actual Real Madrid. Tanto Eder Militao como Marcelo han rendido a un nivel bastante malo aportando muy poco en ataque, pero, sobre todo, en defensa. Los merengues fueron una feria en defensa con ellos como principales responsables de lo sucedido en Champions

El lateral disputó tanto el choque contra el Cádiz como contra el Shakhtar. Zidane quiso darle la confianza que el mundo le estaba restando tras el primer partido y volvió a situarle como titular poniendo a Mendy a banda cambiada. Así quedó retratado que el francés fue infinitamente mejor en la derecha y evitó, en varias ocasiones, que los ucranianos pudieran marcar más. Lesiones, rendimiento muy justo y la afición contra él; Marcelo no está teniendo el final de carrera en el Real Madrid deseado.

Eder Militao mira como Marlos marca uno de los goles del Shakhtar al Real Madrid REUTERS

Militao está en el otro punto, arrancando su historia con el club. Pero todo hace pensar que no será muy larga si sigue con este rendimiento. Si ante el Cádiz simplemente se limitó a cumplir al entrar al descanso, el miércoles salió completamente desconectado. Fuera de posición en casi todas las jugadas, sin mirar su espalda en las acciones de más peligro del Shakhtar y sin dar sensación de seguridad en todo el partido.

Además, hay otros dos que tampoco están haciendo por ganarse su puesto ni para el banquillo. Lucas Vázquez, siempre en entredicho por el madridismo, solo duró una parte ante el Cádiz por no haber desbordado ni una sola vez. Ante el Shakhtar, directamente, ni salió. Zidane sí que le dio la oportunidad ante los ucranianos a Luka Jovic. El serbio tuvo un par de ocasiones en su cabeza, pero nunca llegó a perturbar demasiado al portero juvenil. La sensación de apatía es constante y no invita para nada a pensar que puede cambiar un partido.

Estado preocupante

Rafael Varane no está teniendo tan buen final de 2020. Si durante el regreso de la competición tras el parón por el coronavirus configuró junto a Sergio Ramos una muralla, desde el partido de Champions League frente al Manchester City ha ido cuesta abajo. Los errores de ese choque no han caducado en la cabeza del central que, ante el Shakhtar, se metió un gol en propia puerta muy extraño para su rendimiento habitual. Da la sensación de que no sabe jugar sin Sergio Ramos.

De Nacho Fernández siempre se dijo que era un cumplidor. Pues esta vitola está desapareciendo. Si siempre se ha dedicado a hacer de tapón cuando había alguna lesión o alguna sanción, su función está dejando de ser útil. Ante el Cádiz no demostró ser determinante ni atrás ni adelante. Pasó completamente desapercibido, pero ante el Barça tendrá que cambiar esta versión porque le tocará ser titular un día más. 

Isco y Zidane EFE

El que está muy gris, y ya lo estuvo en el final de temporada pasado, es Isco. El malagueño no ha vuelto a ser regular, tal y como lo fue durante un tramo de la campaña pasada cuando peor lo estaba pasando el equipo. Zidane volvió a tirar de él ante el Cádiz buscando esa versión, pero se fue al descanso porque, como Nacho, no aportó absolutamente nada.

Qué le pasa a los jóvenes

El Real Madrid hizo una clara apuesta por los jóvenes cuando las estrellas de la última década se iban apagando. Algunas de ellas siguen brillando con luz propia, pero en el ataque ya solo queda Karim Benzema para buscar los goles. En el centro del campo la apuesta por los Kroos y Modric sigue funcionando y el croata, con 35 años, está siendo uno de los pocos que se salvan en el inicio de la temporada.

Ahí surge la figura de un Fede Valverde que demostró un nivel el año pasado que cuando no está al cien por cien, se le nota muchísimo. El equipo está sufriendo esos días en los que el uruguayo está un poco gris. Ante el Cádiz salió tras la mala primera parte y poco hacía falta para mejorar un poco el equipo. Ante el Shakhtar no existió el centro del campo y ahí se echó en falta su mejor versión. Debe encontrar la regularidad.

Viktor Korniyenko ante Marco Asensio, en el Real Madrid - Shakhtar Donetsk de la Champions League Reuters

Y mira que Marco Asensio regresó de la lesión en un gran estado de forma marcando. Pero todas esas buenas sensaciones han desaparecido tras la lesión que le impidió estar con la selección en la primera convocatoria de esta temporada. No está encontrando el gol, ni su desborde habitual. Está claro que no tiene total confianza en sus capacidades y le falta algo más para que vuelva a ser la estrella que un día parecía ser.

Tampoco está apareciendo Rodrygo Goes. El delantero que deslumbró nada más salir al campo en Champions League la temporada pasada ha vuelto a ver como Vinicius está mucho mejor que él. Su cambio físico de momento no está siendo correspondido con una mejora en su cuerpo. Partía como recurso, por lo que su situación no se puede considerar preocupante. De hecho, Zidane ha protegido al brasileño siempre que se le ha preguntado por él.

Los diez nombres señalados tienen tiempo para reaccionar y, sobre todo, una gran cita en El Clásico si Zidane ve oportuno darles la oportunidad. Es la temporada en la que probablemente más haga falta esa profundidad de banquillo. Sin ir más lejos, esta situación de siete partidos en tan poco tiempo se volverá a dar en noviembre, por lo que la intensidad del año no deja tiempo para lamentaciones. El paso adelante tiene que llegar ya.

[Más información - 7 razones para creer en la resurrección del Real Madrid contra el Barcelona en el Camp Nou]