El Real Madrid confía en Zidane. No hay otro plan para el banquillo que no sea el técnico francés. El crédito del entrenador es grande y desde el club blanco se recuerda que este equipo ganó hace tan solo tres meses La Liga, por lo que se espera una reacción inmediata de la plantilla tras la derrotas ante Cádiz y Shakhtar

Noticias relacionadas

A pesar de que algunos medios han especulado con los nombres de Raúl o Pochettino, nada más lejos de la realidad. El entrenador del Real Madrid seguirá siendo Zinedine Zidane pase lo que pase en El Clásico contra el Barcelona. El entrenador de las tres Champions consecutivas y de los once títulos es el indicado y nadie discute su figura. 

Cierto es que los dos últimos partidos han dejado una sensación de nerviosismo en el Real Madrid, pero se hace hincapié en que la temporada acaba de comenzar y que ya se vivió una situación similar hace un año y entonces el equipo reaccionó encadenando una serie importante de victorias para terminar levantando dos títulos en la campaña. 

En el Real Madrid se cree que hay jugadores que tienen dar un paso adelante. Es el caso de Marcelo, Isco, Jovic, Militao o Asensio, que no han estado a un buen nivel en los primeros encuentros de la temporada. La buena noticia es el salto dado por Vinicius y se confía en que Zidane acabe de pulir a la perla brasileña hasta convertirla en un imprescindible. 

Marcelo, durante un partido del Real Madrid EFE

El futuro entrenador del Real Madrid es Zidane. No hay debate sobre ello en el club blanco, ya que destaca la estadística de un título cada 18 partidos con la que el galo cerró la pasada campaña. Por tanto, 'Zizou' es el hombre indicado para sacar lo mejor de esta plantilla y se espera esa reacción inmediata del equipo dentro de 48 horas en el Camp Nou.

El ruido exterior

La memoria en el fútbol es frágil, pero también en el Real Madrid saben que sendos triunfos ante Barcelona y Mönchengladbach provocarían una 'nueva normalidad' en el equipo blanco. Por tanto, ese es el único objetivo en lo que se considera una semana clave. 

El Real Madrid continúa por delante del Barça en La Liga y solo se ha disputado una jornada en la Champions, por eso el club blanco huye de los análisis en caliente y del ruido generado en el exterior. Cierto es que nadie está contento con la imagen mostrada ante Cádiz y Shakhtar, pero no hay lugar para los dramas. 

Se puede y se debe ganar en el Camp Nou. Esa es ahora mismo la máxima tanto en el vestuario como en el club. Zidane ha sido el primero en entonar el 'mea culpa', pero también ha recalcado que esta situación "se va a sacar adelante juntos". Palabra de entrenador.

[Más información: 7 razones para creer en la resurrección del Real Madrid contra el Barcelona en el Camp Nou]