Luka Modric se encuentra en Suiza, donde juega con la selección de Croacia esta misma semana. Desde allí ha atendido a la Cadena COPE, donde ha hablado del libro que relata su vida, tanto personal y profesional. Momentos duros de su vida, entre los que se encuentra el asesinato de su abuelo y el terror de vivir entre bombas.

Victoria ante el Levante

Noticias relacionadas

"Lo importante era que ganamos. De cuatro partidos llevamos diez puntos y eso era lo importante, aunque todavía no hemos mostrado nuestro mejor fútbol y cómo queremos jugar. Pero es importante ganar y estamos satisfechos por esa parte".

35 años

"Sí, pero me siento muy bien. Me siento fuerte y que todavía puedo seguir a este nivel unos años más".

Concentrado con Croacia

"Nada. He llegado sobre las cinco de la tarde. Desde el aeropuerto he ido al estadio porque entrenábamos sobre las siete. Ellos han entrenado, pero yo he hecho recuperación porque jugué ayer, pero mañana ya entreno normal con el equipo. Tenía ganas de ver mis compañeros porque la última vez que estuve con Croacia fue hace casi un año. Quería disfrutar de mis compañeros".

Modric, con Croacia. Foto Instagram (@lukamodric10)

¿Manda en la selección?

"No -risas-. No, manda el seleccionador. Soy el más mayor, pero no mando -risas-. Yo intento ayudar al seleccionador en algunos aspectos, pero el que manda en realidad es el entrenador".

Libro de su vida

"Siempre quise sacar un libro y como me llevo muy bien con Robert Matteoni y decidimos hacerlo, él me ayudo a escribirlo. Es algo que siempre quise, hablar de cosas que me pasaron en mi vida personal y profesional. Espero que le guste a la gente si lo compran, que igual no lo compran -risas-. Este era mi deseo y estoy contento porque haya salido".

Contento con el resultado

"Soy tímido pero era una oportunidad para abrirme un poco más. En las entrevistas no me gusta hablar mucho, pero con una persona tengo confianza en contar cosas y que él lo plasme en un papel. Hablo de mis comienzos, también lo que pasó durante mi carrera y mi vida personal. Estoy muy contento por el resultado".

Modric durante un entrenamiento del Real Madrid

¿Regaló a sus compañeros?

"No, todavía no. Voy a regalarlo seguro, pero todavía no lo he hecho -el libro-".

Asesinato de su abuelo

"Yo tenía una relación increíble con mi abuelo, pasaba todos los días con él. Como mis padres trabajaban, yo tenía que estar todo el día con mis abuelos. Llevo mi nombre por mi abuelo. Es una cosa muy triste lo que le pasó y claro que me ha marcado porque era muy joven. Perder a una persona tan importante me afectó mucho. Es cierto que cuando eres pequeño, porque tenía 6-7 años, no eres muy consciente de que pasan esas cosas, pero... Sí, sí, sí que grabadas algunas cosas en mi memoria. Siempre iba con los animales y ese día no volvió, salieron a buscarle y no le encontraron. Luego salieron por la noche y le encontraron, todos sabíamos lo que había pasado. Fue algo muy duro para todos, en especial para mi padre. Es una pena que no haya visto lo que he logrado, pero espero que lo haya visto desde arriba. Pero ya está, ya está. Una pena muy grande de mi vida".

Vida entre refugiados

"Cuando pasó esto íbamos para Zadar. Nos metieron en un hotel cuando pasó esto con unos refugiados. Vivimos en una habitación los cuatro en unos pocos metros cuadrados. No es que fuese una infancia infeliz, es que fue dura, pero recuerdo muchos episodios con alegría porque había muchos niños. Enfrente del hotel había unos campos donde jugábamos a fútbol y podíamos no pensar tanto en lo que pasaba alrededor nuestro".

Bombas a 100 metros

"Sí, sí. Es cierto. Pasaba a menudo. Yo me iba a entrenar con el Zadar, mi club, y de repente empezaban a sonar las sirenas, a caer bombas a 100 metros y entonces teníamos que echar a correr al búnker hasta que volviesen a sonar las sirenas para volver a entrenar o para ir a casa. Gracias a Dios no murió ningún amigo, no mataron a ninguno".

Sentimientos en guerra

"No es que tuviese miedo, pero sabía que pasaba algo malo. Éramos niños y jugábamos cuando podíamos. Tienes un poco de miedo porque tu padre está fuera peleando, esperando que salga todo bien y vuelva a casa. No son momentos fáciles. Pero no sentía miedo, miedo. Solo quería que mi familia y amigos estuviesen bien".

El más pequeño

"Sí, era el más pequeño de todos. Pero me gustaba más poder luchar así. Los mayores siempre me escogían. Tenía calidad y juego. Tuve cosas bonitas alrededor pese a todo lo que estaba pasando. Tenía talento, seguro".

Una gran persona

"Seguro que todo lo que me ha pasado me ha formado como persona. Ser humilde y respetar a la gente, lo que me enseñaron mis padres. Mi comportamiento es así, no es que esté actuando, es así natural. Me alegro que la gente me vea así -buena persona-. Es un honor".

Etiqueta a futbolistas

"Me molesta, sí. Pero la gente suele etiquetar a los futbolistas así. Ellos están así o hacen lo otro... Pero como en cualquier otro trabajo, todos no son iguales. Los futbolistas también tienen que disfrutar. Igual que cuando otros salen disfrutar, un futbolista tiene que entrenar y cuidarse. Ser futbolista profesional y llegar a estos niveles no es fácil, aunque la gente puede pensar que cae del cielo. Puede parecer fácil, pero es todo lo contrario. La gente tiene su opinión, va a etiquetar... No puedo hacer nada".

El coronavirus...

"No es igual que una guerra".