El Real Madrid logró ganar La Liga la pasada temporada después de un magnífico reinicio tras el parón obligado por la crisis del coronavirus. En el presente curso, el equipo merengue ya suma cuatro puntos de seis posibles y este miércoles recibe al Valladolid en el Di Stéfano, un partido para el que Zidane ya prepara sus mejores armas para conseguir una nueva victoria.

Noticias relacionadas

Este curso, el entrenador francés ha movido el banquillo y ha presentado dos sistemas de juego diferentes, repitiendo en portería y defensa, pero cambiando piezas en la medular y el ataque. Esto dista mucho de lo que ocurría hace unos años, cuando no había Real Madrid sin la BBC. Jugar con un sistema que no fuese un 4-3-3 era algo complicado de ver cuando el conjunto blanco presentaba sus onces titulares.

Esta dinámica fue poco a poco cambiando. Zinedine Zidane sacrificó el tridente que consideraba innegociable para pasar a jugar cuando lo consideraba oportuno con un 4-4-2 con rombo en el centro del campo, sistema por el que apostó en las dos últimas finales de la Champions League. Isco fue ganando un papel protagonista en las grandes noches, mientras Bale empezó su principio del fin.

Isco, durante un entrenamiento del Real Madrid

Zidane fue dejando claro que la BBC ya no era innegociable y con el paso del tiempo ha ido jugando con la pizarra. La pasada temporada fue un paso más allá y dio a conocer el calificado como el 'Madrid de los cinco centrocampistas', con el cual logró conquistar la Supercopa de España. De ahí a que esta temporada haya sorprendido con sus dos primeras alineaciones.

Cambios continuos de sistema

Ante la Real Sociedad, Zidane apostó por un 4-2-3-1, con Kroos y Modric en la medular y con Odegaard un paso por delante de ambos, con Rodrygo y Vinicius abiertos en banda, más Benzema como referente en el ataque. Si hace unos años parecía inimaginable ver un Real Madrid sin la BBC, en estos últimos meses parecía algo similar hacerlo sin Casemiro. Pero el conjunto blanco salió sin brasileño y dando un giro a su dibujo.

Casemiro durante un entrenamiento del Real Madrid

Lejos de repetir, y sin verse todavía al tridente, al menos desde la partida, frente al Betis se volvió a ese 4-4-2, pero en lugar de Isco en la zona de la mediapunta, con Odegaard sirviendo de enganche con los dos delanteros. Y es que aunque se ha visto al Real Madrid jugando con dos atacantes, no es habitual que junto a Benzema salga otro '9' de referencia, en este caso Jovic, para más tarde dar salida a Mayoral por el serbio.

Ahora vuelven Hazard y Asensio, quienes han entrado en la lista de convocados para la visita del Valladolid a Valdebebas. Si ambos juegan, Zizou volverá al tradicional 4-3-3 con ambos formando en el tridente atacante junto a Benzema, quien, pase lo que pase, sigue siendo innegociable. Por cualquiera de ellos puede entrar también Rodrygo o Vinicius para seguir con ese 4-3-3 que tantas alegrías dio en el pasado al Real Madrid.

[Más información: La guinda del Real Madrid al mercado de fichajes de las 16 salidas]