Paul Pogba estuvo muy cerca el pasado verano de abandonar el Manchester United para recalar en las filas blancas. El futbolista estaba como loco por la música, pero fue el club inglés el que frenó cualquier movimiento con destino el Real Madrid para el mediocentro.

Noticias relacionadas

El culebrón duró varios meses e incluso una vez se cerró el mercado de fichajes del 2019 se volvió a hablar de su posible salida. En las quinielas apareció otro equipo como pretendiente, el de la Juventus de Turín. Sin embargo, la crisis del coronavirus ha cambiado todo el panorama de traspasos y eso es algo que quieren aprovechar los diablos rojos.

En Mánchester llevan ya varias semanas presionando al jugador para que acepte la propuesta de renovación que le ponen sobre la mesa desde Old Trafford. De hecho, el pasado mes de julio The Sun publicó que las negociaciones entre club y futbolista iban viento en popa.

Paul Pogba, en un partido del Manchester United Reuters

Su renovación con el Manchester United le cerraría de forma definitiva la puerta a Pogba del Real Madrid. El jugador es muy del gusto de Zidane, de hecho fue el técnico francés el que paró operaciones como las de Eriksen o Van de Beek para centrar toda la maquinaría merengue en su compatriota.

No pudo ser y Pogba jugó en la 2019/2020 con los red devils. Aunque la mayor parte de la temporada la ha visto desde la grada por las lesiones, con solo acumulados 1.398 minutos hasta la fecha en los 20 partidos que tenido algo de protagonismo sobre el terreno de juego.

El United no vende

Si hace un año el conjunto británico no quería ni oír hablar de la posibilidad de dejar de contar con Paul Pogba entre sus filas, en este 2020 ocurre lo mismo. Incluso Solskjaer ha enviado un reciente mensaje ante los medios de comunicación con destino Concha Espina.

"Lo que dije de Paul ya lo he dicho más veces. Desde que regresó de la lesión, ha sido un placer. Ha trabajado muy duro, está feliz y jugando bien", dijo el técnico del United en unas declaraciones reproducidas por Goal. Pero fue más allá al confirmar que se queda: "Vamos a ver lo mejor de Paul en las próximas temporadas, estoy seguro".

Paul Pogba, junto a Ole Gunnar Solskjaer REUTERS

"Tendrá que ser uno de los líderes, una de las principales figuras del equipo porque acaba de llegar a su mejor momento como futbolista a los 27 años. Tengo muchas ganas de trabajar con él", afirmó el entrenador noruego, quien con sus palabras vuelve a mandar un doble mensaje.

El primero a un Zidane que sigue queriendo a Pogba, el segundo al propio futbolista: le quiere y cuenta con él. De las palabras de Solskjaer se extrae la idea clara de que quiere que sea el referente en el Teatro de los Sueños. Un pilar para su equipo. La bandera. El jugador franquicia. No hay que olvidar que la calidad y el talento los tiene el mediocentro, solo le falta más regularidad para volver a ser un top 3 mundial.

[Más información: Zidane se gana los plenos poderes en el Real Madrid y define su agenda de fichajes]