Las obras del nuevo Santiago Bernabéu no se detienen. Si en los últimos días veíamos cómo la cubierta empezaba a colocarse, así como los exteriores siguen renovándose, ahora le ha tocado al césped y al interior del coliseo del Real Madrid. Ambos están en un estado completamente irreconocible, pero al menos ya no presenta socavones en su firmamento.

Noticias relacionadas

El canal de Youtube EL FULLOK REVIEWS enseñaba el interior del Bernabéu hace unas semanas con un aspecto totalmente patas arriba. En su canal sube actualizaciones casi diarias de las obras, pero en esta ocasión se ha metido dentro para realizar el Tour del Bernabéu y ver en primera persona cómo sigue cambiando el estado del estadio con un aspecto mucho mejor.

Todo el terreno de juego sigue siendo una explanada de tierra y sigue expandiéndose por las gradas, donde las más bajas aún no han sido recolocadas y continúan desiertas. La pregunta que se hacen todos es si volverá el Real Madrid a su estadio durante el comienzo de la próxima temporada y parece que en el club están preparados por su pudiera ser así, en caso de que se decretara el acceso de nuevo de un porcentaje de la afición.

En caso de que los estadios se mantengan a puerta cerrada, el Madrid tiene claro que lo idóneo es seguir jugando en el Alfredo Di Stéfano como se ha hecho en esta recta final de temporada y permitir así que las obras sigan avanzando a un ritmo vertiginoso en su casa, que en 2022 será uno de los estadios más modernos de todo el mundo y permitirá al Real Madrid dar el siguiente salto en su historia.

El techo, renovado

Durante los últimos días se ha visto un nuevo gran avance que tiene que ver con una de las actuaciones más significativas de la construcción de la nueva cubierta: el inicio del izado de las dovelas. Las dovelas formarán parte de la nueva cubierta fija y retráctil, que es un elemento primordial en el carácter vanguardista del futuro Santiago Bernabéu, que protegerá todas las localidades con su estructura fija y el terreno de juego con la parte retráctil. Hace ya días que la vieja cubierta desapareció por completo.

Para su construcción de la nueva cubierta se ha habilitado una estructura metálica compuesta por dos cerchas o vigas atirantadas de este a oeste, es decir, del paseo de la Castellana a Padre DamiánCada una de estas cerchas o vigas tiene una longitud de 176 metros y se apoyarán en las dos nuevas torres de Castellana y en dos apoyos situados donde anteriormente se ubicaban los torreones de Padre Damián.

Las dovelas se montan en el suelo, en zonas adyacentes a las grúas que deberán izarlas desde cada uno de los cuatro apoyos. La sección cuadrada de cada dovela tiene unas dimensiones de 6 x 6 metros y una longitud variable entre los 6 y los 18 metros. Sus pesos varían entre las 33 toneladas de la más pequeña y las 213 toneladas de la primera dovela que se iza en cada apoyo.

[Más información: Las obras del Santiago Bernabéu no paran: así se iza la nueva cubierta]