El delantero del Atlético de Madrid Álvaro Morata admitió que sus ídolos futbolísticos fueron Raúl González, exjugador y entrenador del Real Madrid CastillaFernando Torres, leyenda colchonera, y David Villa, con pasado rojiblanco y azulgrana, porque fueron "los delanteros de la selección" a los que veía por televisión mientras se formaba como futbolista. 

Noticias relacionadas

Morata eligió a Raúl, Fernando Torres y Villa como sus ídolos de la infancia en un vídeo elaborado por La Liga en el que respondía a preguntas rápidas. "Fueron los delanteros de la selección y son los que he crecido viendo", explicó sobre su elección.

El delantero rojiblanco señaló como su peor rival al defensor italiano Giorgio Chiellini, con el que coincidió en su etapa en el Juventus. "Es uno de los mejores defensas del mundo y como tengo confianza con él me dice cosas de la vida en el campo y me despista mucho", confesó. En cuanto a qué compañero le gustaría imitar, puso como ejemplo a su compañero en el Atlético Jorge 'Koke' Resurrección. "De Koke podrías imitar todo, es nuestro capitán, todo lo que puedas imitarle es bueno para el club", explicó.

Su gol favorito fue el que marcó al Villarreal en febrero del año pasado, su primer gol como jugador del Atlético, ya que los dos tantos anteriores con el conjunto rojiblanco le fueron invalidados por el videoarbitraje. "Después de un par de partidos que había metido y no subió al marcador, para mí ese gol tuvo un valor doble, por lo que significaba para mí y que no me lo quitaran", recordó. 

Morata consideró que su mejor virtud como futbolista es el remate de cabeza, su estadio favorito el Wanda Metropolitano y respondió a algunas preguntas divertidas sobre sus compañeros de vestuario. Así, reveló que Víctor Machín 'Vitolo' es el que más "vacila", Marcos Llorente el más presumido, el francés Thomas Lemar el más rápido, Diego Costa el más fuerte, el ghanés Thomas Partey el más vergonzoso, Antonio Adán el más cariñoso y Koke el más familiar. 

El pasado le persigue

"Cuando era niño, era recogepelotas del Atlético. Después llegó un periodo en el que dejé de disfrutar de jugar con mis amigos. El cambio que va desde ser un niño que se divierte jugando al fútbol a volverse todo un poco profesional. La gente empieza a tener representantes, patrocinadores para las botas... Sentí un poco de presión. No jugaba de titular y decidí marcharme". Así explicaba su cambio de interés del Atlético de Madrid al Real Madrid.

Desde su famoso cántico "¡Alé Real Madrid Alé, Alé!" a las celebraciones de los títulos con el Real Madrid, su regreso al Atlético fue muy polémico. No sintonizó con la grada desde el primer momento y le ha costado mucho ganarse su confianza. Sus mensajes durante su etapa como merengue siempre han provocado contradicción cuando mostraba su amor por el equipo rojiblanco.

[Más información: Morata vuelve a declararse: "Orgulloso de ser del Atlético de Madrid"]