Vinicius Júnior ha ido de menos a más esta temporada. Después de que el año pasado se viese cortada su progresión por la lesión que sufrió en la Champions League ante el Ajax de Ámsterdam, al extremo le costó encontrar un hueco en los planes de Zinedine Zidane, pero ese sitio ya lo ha encontrado y cotiza al alza en el Real Madrid.

Noticias relacionadas

El futbolista brasileño ha trabajado a conciencia para tener un sitio cada vez más importante en el equipo blanco. En el confinamiento, por ejemplo, se le vio entrenando muy duro en su casa y fruto de ese trabajo es un físico envidiable, destacándose en alguna que otra ocasión sus abdominales al más puro estilo Cristiano Ronaldo.

Este lunes, el Real Madrid tenía el día libre. Después de cosechar su quinta victoria consecutiva desde que se reinició La Liga, los pupilos de Zidane sumaron tres nuevos puntos tras ganar al Espanyol por 0-1, con gol de Casemiro y genialidad de Benzema, en el RCDE Stadium. Pero para Vinicius no hay días libres.

El ex del Flamengo ha subido nuevas fotografías a su cuenta personal de Twitter en la que se le nuevamente machacándose para estar al cien por cien. "¡No paramos!", ha escrito el brasileño junto a las cuatro imágenes. No es fruto de la casualidad que cada vez esté mejor físicamente y que esto se vea plasmado dentro del terreno de juego.

Vinicius, uno de los mejores

El brasileño ya marcó un gol en el reinicio del campeonato doméstico. Fue la pasada semana ante el Mallorca cuando volvió a ver puerta y, además, dejó una celebración para el recuerdo: puño en alto contra el racismo. Contra el conjunto bermellón fue uno de los destacados de los merengues y antes frente a la Real Sociedad también fue el mejor del partido.

Vinicius celebra su gol al Mallorca levantando el puño a favor de la lucha contra el racismo REUTERS

Cinco goles ha marcado el extremo en lo que va de temporada. No es una cifra llamativa, pero poco a poco se le ve también con menos presión cuando encara la portería rival. Desde que llegó, su punto débil ha sido precisamente el olfato goleador, llegando a recibir numerosas críticas por sus reiterados fallos en sus lanzamientos a puerta.

Pese a ello, uno de los goles que bien pueden valer el título de Liga es el que marcó el pasado mes de marzo, justo antes del parón, en El Clásico disputado en el Santiago Bernabéu. Vinicius Júnior abrió la lata frente al Barcelona y con el posterior gol de Mariano se confirmó la victoria blanca y también que el Real Madrid se llevaba el golaverage particular entre los eternos rivales.

El jugador ha superado el examen que supone llegar con tan solo 18 años a un equipo como el Real Madrid y saber soportar el peso que supone llevar una elástica como la blanca. Ahora el siguiente paso es que consiga el pasaporte español para dejar de ocupar plaza de extracomunitario y así no poner freno a su consagración como madridista.

[Más información: Cuatro jugadores del Real Madrid, candidatos al Golden Boy 2020]