Dani Ceballos llegó al Real Madrid el año pasado con la intención de ir sumando minutos y llegar a triunfar en el conjunto blanco. Sin embargo, Zidane no contó con el andaluz tanto como esperaba, y su presencia en el equipo para este curso estaba en el aire. Pero todo cambió cuando el francés decidió marcharse y llegó como sustituto Julen Lopetegui.

Noticias relacionadas

Con el técnico vasco, Ceballos ha vuelto a tener ganar importancia sobre el terreno de juego. El utrerano ha recibido la confianza de Lopetegui en forma de minutos. Hasta ahora ha jugado tres partidos como titular, incluida la Supercopa de Europa, y en ante el Leganés volvió a saltar al campo, aunque desde el banquillo. Solo en el duelo frente al Girona se quedó sin minutos, lo que demuestra que su entrenador confía en el ex del Betis.

Sin embargo, todavía le queda un escalón que subir: la Champions League. El Real Madrid se enfrentará a la Roma, el CSKA de Moscú y el Viktoria Plzen en la fase de grupos, y será la primera prueba para ver cómo de importante será Ceballos este año en la máxima competición europea.

Zidane y Ceballos en el Alavés - Real Madrid.

Poco protagonismo el curso pasado

Pese a haber acabado ganando la Champions League, el recuerdo de Ceballos de la edición anterior es agridulce. Su protagonismo en esta competición fue poco menos que testimonial. Solo jugó en cuatro partidos, y todos ellos en la fase de grupos, sin alcanzar los 90 minutos disputados.

Zidane, al igual que ocurrió en La Liga, apenas contó el centrocampista. Solo en los dos partidos ante el Borussia Dortmund y en los del APOEL pudo pisar el verde, aunque en ninguno de estos duelos superó la media hora sobre el terreno de juego. De hecho, ante el conjunto alemán en el Signal Iduna Park sustituyó a Luka Modric solo con el descuento en juego, por lo que su presencia en el enfrentamiento fue puramente testimonial.

El año de su confirmación

Este curso debe ser el de su confirmación en el Real Madrid. Tras una temporada difícil, la presencia de Lopetegui en el banquillo merengue, y la confianza que ha depositado en el futbolista, tienen que darle el golpe definitivo para que, al igual que ha ocurrido en las primeras jornadas de La Liga, pueda demostrar su calidad en la Copa de Europa, primero en la fase de grupos y, posteriormente, en las eliminatorias directas que pueden llevar al Madrid a ganar su cuarta 'Orejona' consecutiva.