Luciano Spalletti ha sido uno de los máximos interesados en continuar el rumor infundado desde Italia que aseguraba que Luka Modric estaba interesado en dejar el Real Madrid para jugar en el país transalpino. El croata es una de las referencias del equipo madridista campeón de tres Champions seguidas, lo que sumado a su excelente rendimiento en el Mundial -donde fue elegido MVP- ha hecho que sea considerado uno de los mejores centrocampistas del mundo. 

Noticias relacionadas

El técnico respondió a los micrófonos de Sky Sports en referencia a una posible interés latente por el balcánico, admitiendo que todas las preguntas relacionadas con el mercado de fichaje deben de hacerse "al director deportivo" ya que él no es conocedor de "nada". Asimismo, pareció reconocer que el fichaje del mediocentro es algo imposible asegurando que pase lo que pase estará satisfecho con su plantilla. "Estoy muy contento con lo que tengo disponible, son los jugadores que quería tener", remarcó. 

Unas declaraciones muy diferentes a las que realizaba hace solo unas semanas, cuando afirmaba que le encantaría contar con los servicios del '10' blanco. "Nuestros aficionados sueñan con su fichaje y yo sueño con ellos", llegó a expresar. Pese a ello, tal y como informó ELBERNABÉU, Modric continuará en el club blanco al no tener este intención de venderle,obligando a los italianos a pagar los 750 millones de euros que tiene estipulado en su clausula. 

Luka Modric y Odegaard durante un entrenamiento

Puesto asegurado

Justamente el croata es uno de los futbolistas que parecen tener su puesto asegurado en el once de Julen Lopetegui. El técnico vasco tendrá que hacer frente al problema de encontrar acomodo a siete jugadores contando con solo seis puestos disponibles, un 'bendito' problema que obliga al técnico a buscar soluciones con varios esquemas dependiendo del partido. 

Así pues, el mediocentro formado por Casemiro, Kroos y Modric parece contar con todas las papeletas para mantener los minutos que ya llegó a tener durante la era de Zinedine Zidane como técnico blanco. Asensio, Isco, Bale y Benzema serán los otros jugadores que intentarán hacerse con un puesto en el mejor once del mundo.