Este miércoles cerraron la gira americana el Real Madrid y la Roma. El equipo de Julen Lopetegui fue superior a la Roma durante la primera parte, donde la presión adelantada y el toque de balón lograron desestabilizar al conjunto italiano. En los primeros minutos, la velocidad de Marco Asensio y Gareth Bale fue superior a la línea defensiva de la Roma, que no pudo contener los primeros quince minutos del tornado blanco, que finalizaron con un 2-0. 

Noticias relacionadas

El entrenador romano, Di Francesco, habló sobre los momentos más importantes del partido y donde superó el Madrid a su equipo. El técnico italiano garantizó que el conjunto blanco "es un equipo de un nivel alto". El primer gol más que un error defensivo fue un extraordinaria asistencia de Bale a Asensio, que definió con mucha clase para batir a Olsen. Ese gol "determinó la dinámica del encuentro". 

El papel de la Roma fue aumentando el nivel de juego según trascurrían los minutos del encuentro. Para Di Francesco su equipo tiene que mejorar en defensa y en diferentes fases de los encuentros, pero admitió que "no hay que olvidar contra quien jugábamos... eso hace la diferencia". La Roma no encontraba situaciones cómodas en ataque, la clave para el técnico romano era que "Sergio Ramos podía ir tanto a la izquierda como a la derecha, no hemos realizado una buena lectura".

Marco Asensio dispara a portería frente a la Roma REUTERS

Guerra de estrategas en los banquillos

La batalla de entrenadores cayó de parte del técnico blanco. Lopetegui armó un equipo preparado para atacar con varias posesiones de balón y con jugadores en punta de ataque capaces de salir a la contra. La Roma se repuso en el segundo tiempo pero no pudo contrarrestar la distancia que tenía el equipo merengue en el marcador. La estrategia de Lopetegui superó a la del técnico italiano, tal y como confirmó el entrenador en la rueda de prensa.