El miércoles 8 de agosto se cumple un año de la consecución de la cuarta Supercopa de Europa en el palmarés del Real Madrid. En el estadio Nacional Filipo II en Skopie (Macedonia) se enfrentó como campeón de la Champions League al ganador de la Europa League, el Manchester United. El conjunto blanco venció por 2 goles a 1.

Noticias relacionadas

Casemiro abrió el marcador e Isco amplió la ventaja para los merengues en lo que parecía ser un partido sencillo para los madridistas. Lukaku luego apuntilló el resultado y finalmente los de Zinedine Zidane se trajeron el trofeo a la capital española. Era la segunda edición que vencían consecutivamente después de ganar al Sevilla el año anterior gracias a un gol de Sergio Ramos sobre la bocina y al definitivo de Carvajal en la prórroga.

Esta temporada el club blanco tendrá la oportunidad de conseguir la tercera consecutiva, el próximo 15 de agosto en Estonia frente al Atlético de Madrid en una cita histórica, ya que será la primera vez que dos equipos de la misma ciudad se enfrentarán por este título. También podrá continuar haciendo historia el conjunto de Chamartín ya que puede convertirse en el primer equipo en alzarse con el trofeo tres veces consecutivas.

Casemiro, durante la Supercopa de Europa

El equipo de Julen Lopetegui tendrá varias decisiones que tomar para su primer once en partido oficial. A la marcha de Cristiano Ronaldo se une el poco tiempo de preparación que tienen algunos de sus mundialistas. Los finalistas del pasado Mundial, Modric y Varane llegarán con muy pocos días de preparación, al igual que los brasileños Casemiro y Marcelo, quienes están en una situación parecida.

El técnico vasco deberá decidir si dar la alternativa a jugadores como Ceballos, que ha realizado una gran gira por Estados Unidos y podría ser una de las sorpresas del primer once en partido oficial del exseleccionador español.