Real Madrid y Liverpool se medirán el próximo 26 de mayo en la final de la Champions LeagueKiev ha sido la sede elegida para que se dispute dicho encuentro y muchos aficionados se desplazarán hasta allí para disfrutar de uno de los espectáculos más bonitos del fútbol. El Estadio Olímpico de Kiev acogerá el enfrentamiento entre estos dos grandes clubes con capacidad para 70.050 personas, lo que le convierte en el segundo campo más grande de Europa del Este tras el Estadio Luzhniki de Moscú, que puede llegar a albergar a 81.000 espectadores.

Noticias relacionadas

Su inauguración tuvo lugar el 12 de agosto de 1923 y fue originalmente construido para albergar los juegos ucranianos, los Spartakiad. Fue reformado en varias ocasiones, pero en 1980 sufrió la modificación más grande para los Juegos de 1980. La última remodelación se produjo en 2008 con motivo de la celebración de la Eurocopa de 2012, donde se disputaron cinco partidos, incluyendo la final. Las butacas son de color azul y amarillo, en representación de la bandera de Ucrania

Estadio Olímpico de Kiev, sede de la final de la Champions 2018

PERFECTA UBICACIÓN

Su ubicación es uno de los mejores aspectos que tiene el estadio ya que se encuentra en el centro de la capital ucraniana, facilitando en gran medida el desplazamiento de los espectadores que tengan entrada para disfrutar de este encuentro. El feudo ucraniano se encuentra a tan solo tres kilómetros del hotel donde se hospedará el Real Madrid -unos diez minutos en autobús- y a 1,5 kilómetros -unos 15-20 minutos andando- del lugar donde se ubicará la fan zone del conjunto merengue.

PANTALLAS GIGANTES EN EL SANTIAGO BERNABÉU

Sin embargo, los socios y aficionados del Real Madrid que no tengan ni entrada ni vuelo para dicho encuentro, podrán ver la final de la Champions League de Kiev desde el Santiago Bernabéu donde se pondrán pantallas gigantes para hacer sentir a los aficionados como si estuvieran viviendo el partido en el escenario de la final de la Liga de Campeones 2017/2018.