Contar con la Champions League es una baza fundamental de las compañías telefónicas, a la hora de ofrecer paquetes y servicios atractivos de cara a sus clientes. Durante las próximas tres temporadas -2018/2019, 2019/2020 y 2020/2021-, Vodafone no podrá contar con ella. No ha querido entrar en la pelea y, concluido el plazo para hacer ofertas a Mediapro, no ha presentado propuesta alguna. 

Noticias relacionadas

Sí lo han hecho sus dos principales competidoras. Movistar y Orange, aunque se desconocen los términos económicos en los que ha oscilado la oferta, tendrán que tratar con la productora de Jaume Roures, que tiene en exclusiva las competiciones europeas. Tanto la Champions como la Europa League son propiedad suya y, a consecuencia de ello, el canal beIN Sports se ha convertido en uno de los más reclamados en los últimos tiempos.

SE CONFIRMAN LAS SUPOSICIONES

La decisión de Vodafone era previsible, ya que su consejero delegado, Antonio Coimbra, ya anunció en el pasado Mobile World Congress de Barcelona que el sistema utilizado para adjudicar los derechos no era del todo rentable. "Si somos capaces de encontrar un modelo más equilibrado nos encantaría, pero si no se cambia ni un pelo el modelo actual, lo siento pero no salen las cuentas. Sería mejor perder a todos los clientes", concluyó.