El Real Madrid Femenino da un paso atrás en el asalto a la segunda posición de la Primera Iberdrola. El conjunto de David Aznar empató ante el Sporting Huelva este domingo en la Ciudad Real Madrid, a pesar de que fue por delante en el marcador prácticamente todo el partido. Olga Carmona adelantó a las blancas después de que las visitantes fallasen un penalti, pero Dany Helena hizo el gol que firmaba las tablas finales a diez minutos del final.

Noticias relacionadas

Ahora queda en manos de lo que haga el Levante este domingo ante el Sevilla. La primera de las siete finales que tenían por delante las merengues terminó como el primer fracaso de este tramo final de la temporada. Ni el apoyo de los chicos del equipo de Zidane, que se acercaron al estadio antes de empezar su entrenamiento permitió que el Real Madrid Femenino tuviera más fuerza para afrontar el choque. Aunque sí sirvió para impedir que la sangría fuera mayor.

Y es que más allá del intercambio de golpes en los primeros instantes del encuentro, el inicio del partido estuvo marcado por el penalti que señalaron en contra del Real Madrid. Misa Rodríguez salió a impedir un mano a mano con Mayra y la delantera colombiana caía en el área tras golpearse con la guardameta. La colegiada señaló el punto de los 11 metros, cuando la portera insistía en que era fuera del área. Pero Dany Helena fue en esta ocasión villana y mandó el balón al palo.

La que no perdió la oportunidad fue Olga Carmona. Una gran jugada por la banda izquierda acabaría en los pies de Sofia Jakobsson. La sueca mandó el balón al centro del área donde apareció la sevillana para enviar el balón al fondo de las mallas. Gol psicológico justo antes de acabar la primera mitad y que remendaba varios errores de Kosovare Asllani cuando trataba de adelantar en el marcador al Real Madrid. La otra sueca estuvo poco acertada en la mañana de este domingo.

La presión

Si algo marcó la diferencia en el partido fue la forma de presional del conjunto visitante. El Sporting Huelva está haciendo una gran segunda parte de la temporada y su entrenadora, Jenny Benítez, está imponiendo un ritmo de partidos muy grande que no todos los clubes pueden aguantar. Tras el descanso siguió esta incesante presión de muchas jugadoras y así lograban dar avisos a un Real Madrid que comenzaba a relajarse con el marcador y el paso de los minutos.

En una de esas ocasiones en las que perdió el conjunto blanco el balón sirvió para que Gey pudiera poner un centro raso al área de Misa para que Dany Helena se anticipara a Peter e hiciera el empate. Aún tendría Asllani dos ocasiones para volver a devolver la ventaja a las merengues, pero todas acabarían saliendo lejos de la portería del conjunto onubense. Así se iban dos puntos que, con la victoria del Levante, dejan más lejos la posibilidad de acabar segundos.

[Más información: UEFA presenta su nueva Women's Champions League: VAR y más dinero, la respuesta a la Superliga]