La UEFA había prometido una renovación de la Women's Champions League y por fin la ha presentado. Esta ampliación de la competición que, por ejemplo, dará a España un puesto más de acceso para el torneo al que aspira el Real Madrid Femenino en su primera temporada en la élite, ha hecho oficial los grandes cambios que presentará la joya de la corona a la que todos los clubes europeos aspiran temporada tras temporada ante la tiranía del Olympique de Lyon.

Noticias relacionadas

Lo han hecho justo después de que se crease la Superliga Europea, la misma que tenía un proyecto también para el fútbol femenino. Es por lo que el Comité Ejecutivo de la UEFA ha aprobado lo que ellos mismos llaman "el amanecer de un futuro más sostenible para el fútbol femenino", o lo que es lo mismo, un nuevo modelo de distribución de los premios por jugar esta competición. La Women's Champions League repartirá 24 millones de euros a partir de ahora, una cifra que multiplica por cuatro los números actuales.

El plan para que se lleve a cabo desde 2021 este nuevo formato pasa por la centralización del patrocinio y los derechos de los medios de comunicación desde la fase de grupos en adelante. No solo irán a parar a los clubes que jueguen esta competición, ya que UEFA se compromete a redistribuir el 23 por ciento del total a otras entidades de las principales ligas nacionales europeas representadas a lo largo del torneo, con la única claúsula de que se inviertan en el desarrollo del fútbol femenino.

Por ejemplo, los equipos que jueguen en la nueva fase de grupos recibirán una tarifa mínima de 400.000 €, al menos cinco veces más que las cantidades pagadas a los equipos que alcancen la fase equivalente, es decir, la ronda de octavos actual. El ganador podría ganar hasta 1,4 millones de euros en recompensas, dependiendo de sus resultados a lo largo de la competición.

Protección a las madres

UEFA también ha modificado su normativa para dar más flexibilidad a los clubes a la hora de que sus deportistas decidan formar una familia. Es por lo que, desde el inicio de la próxima temporada, los clubes participantes en la Women's Champions League podrán modificar sus plantillas en cualquier momento para reemplazar temporalmente a sus jugadoras, ya sea porque están embarazadas o porque regresen de la baja por maternidad.

Otra de las grandes novedades que incluirá el nuevo formato de la competición es que el sistema de árbitro asistente de vídeo, el VAR, tendrá cabida a partir de los cuartos de final. Una circunstancia que llevan reclamando las jugadoras profesionales, sobre todo en el caso del Barça después del primer partido de las semifinales de la presente edición.

Además, UEFA promete que el 16 de mayo anunciará nuevos socios comerciales antes de la final de Gotemburgo, así como la nueva marca de la competición y el primer himno oficial.

[Más información: El fútbol femenino paga los platos rotos del paso atrás de la Superliga: fin a la expansión internacional]