El nombre de Ivana Andrés seguro que suena a los seguidores del fútbol femenino. Del Valencia al Levante para también formar parte de la selección española -fue una de las integrantes del combinado nacional de Jorge Vilda en el pasado Mundial de Francia-. En el conjunto granota pronto ganó galones para convertirse en la capitana, pero la tentación del Real Madrid Femenino hizo que se decidiese por cambiar de aires.

Noticias relacionadas

Su imagen se ha convertido en una de las más habituales para los seguidores del club blanco desde que 'nació' la nueva sección femenina del conjunto blanco. Ivana ha sido una de las grandes protagonistas en la campaña de las equipaciones del Real Madrid para la temporada 2020/2021, un curso que servirá como debut del equipo femenino, el primero de la historia de la institución, en la Primera Iberdrola.

La valencia de 26 años es toda una veterana pese a su edad. Una edad que, por otro lado, es a la que los futbolistas emprenden su camino a la madurez. Con un carácter de líder, la defensa es, por decirlo así, una Megan Rapinoe a la española. Luchadora incansable por la igualdad tanto dentro como fuera de los terrenos de juego. Aunque la estadounidense se desempeña como atacante, Ivana Andrés lo hace como guardiana de la zaga y ahora lo hará defendiendo el escudo del Real Madrid. Todo un reto.

Jugadoras del Real Madrid Femenino, con la nueva camiseta

La futbolista comenzó a despuntar desde que era una niña y eso no pasó inadvertido dentro de la selección española. De hecho, la defensa ha sido internacional también en las categorías inferiores de España, llegando a ser campeona de Europa con la sub17. Con la Absoluta ha participado en dos Copas del Mundo, en Canadá 2015 y en Francia 2019, pero en ninguna de las citas acabó 'debutando'.

Luchadora como ninguna, Ivana Andrés ha tenido que encontrar su sitio y ya mira al futuro con optimismo. Pese a la competencia, peleará muy duro para ser importante en el Real Madrid Femenino y que eso le otorgue el premio de ganar relevancia dentro de la Selección.

Una guerrera con los pies en la tierra

Creer en el fútbol femenino no implica ponerlo de golpe y porrazo a la altura del masculino. Para ello quedan años y años de trabajo, al menos para hablar de un deporte con el mismo peso mediático que el rey de todos ellos. De hecho, uno de los flamantes fichajes del Real Madrid no oculta que a nivel físico no es comparable un hombre con una mujer: "Ellos son mucho más rápidos y tienen más fuerza".

Sin embargo, Ivana siempre ha destacado que las mujeres tienen otras virtudes. La principal de todas ellas es su pasión por el fútbol. Una gran realidad. Los chicos lo tienen mucho más fácil en este sentido. Aunque no es fácil llegar a la élite desde pequeños los padres animan a sus hijos a practicar este deporte, mientras que durante décadas ser niña y querer jugar al fútbol era prácticamente un tabú.

Ivana Andrés, en un entrenamiento en Valdebebas con el Real Madrid Femenino. Foto: Instagram (@ivanaandres5)

"¡A ver la chica!" o "marimacho" han sido comentarios que ha tenido que soportar la internacional española durante toda su vida. En el colegio y también cuando jugaba al fútbol por parte de los padres, sí los padres, de los niños rivales. Poco a poco esto va cambiando, pero Ivana Andrés ha ido forjando su carácter ante la adversidad y no tardará mucho en convertirse en uno de los pesos pesados del vestuario madridista.

Reivindicativa

Al más puro estilo Megan Rapinoe, Ivana Andrés no duda en poner de relieve las diferencias con el masculino. En una entrevista que concedió a Las Provincias el pasado mes de septiembre, la central valenciana habló sobre el ejemplo de la actual Balón de Oro: "Rapinoe tiene mucha fuerza. Puede decir algo y no le pasa nada. EE UU es la primera potencia mundial. Allí el fútbol femenino es más seguido que el masculino".

Megan Rapinoe, en un partido de la selección de fútbol femenino de Estados Unidos Reuters

"Rapinoe es la capitana y tiene ese poder de decirle a Trump lo que le dijo sin represalias. Si lo digo yo, se me puede volver en contra. Pero la reivindicación no debería venir de una o siete jugadoras, sino de todo el fútbol femenino", dijo la futbolista del Real Madrid. No le falta razón, la lucha es cosa de todas. Cosa de todos. En España queda mucho por hacer, para empezar que el fútbol femenino sea considerado como profesional, no profesionalizado como dijo la RFEF.

[Más información - Misa, la portera del Real Madrid Femenino: futuro de la Selección y que rechazó al Barça]