Gabriel Deck nunca pensó en dejar la NBA para regresar a España tan solo unos meses después de su salto a la mejor liga de mundo. El jugador argentino ha desmentido las noticias que le vincularon con el FC Barcelona y en sus primeros días antes del inicio de temporada ha subrayado que su intención sigue siendo la de ganarse un hueco en la competición norteamericana. El que fuera jugador del Real Madrid, por lo tanto, niega que sondeara irse al eterno rival merengue.

Noticias relacionadas

El alero firmó por Oklahoma City Thunder en plena temporada. Un fichaje que le otorgó un contrato de 14 millones de euros, pero que solo le garantizaba un puesto en el equipo hasta 2022. Por ello, comenzaron a surgir los rumores en verano de que se estaba barajando una vuelta a España y concretamente al Barcelona de Jasikevicius. Después de un largo silencio, Deck se ha pronunciado. 

"Los rumores no son ciertos. Mi plan siempre fue estar aquí con los Thunder", ha asegurado en declaraciones recogidas por medios estadounidenses. Unas palabras tajantes y que parecen alejar cualquier opción de fichar por el FC Barcelona. De haber acometido dicho movimiento, la polémica entre el aficionado merengue hubiera sido notable hasta el punto de convertirle en uno de los jugadores más seguidos en cualquier Clásico.

Y es que, pese a que este año ha habido ya algunos 'cambios' entre ambos clubes, el caso de Deck sería distinto. Laprovittola jugará en el Barça esta temporada, mientras que Hanga y Heurtel lo harán en el Real Madrid. Sin embargo, la marcha de Gabriel Deck no se produjo como la de ninguno de los implicados en estas últimas operaciones.

Un adiós polémico

El alero argentino era uno de los hombres más queridos por la afición del Real Madrid. Un joven que llegó como desconocido a la liga española y al que Pablo Laso le otorgó un papel fundamental en sus rotaciones. Ejerciendo tanto de alero como de jugador fuerte en el puesto de cuatro, Deck acabó creciendo hasta situarse como uno de los grandes talentos del baloncesto en Europa. Una explosión que llamó la atención de la NBA.

Meses antes se había marchado su compañero Campazzo, pero con una fecha muy marcada y un adiós que todo el mundo conocía. Deck, por el contrario, cogió un vuelo en pleno tramo final de la Euroliga, antes de un Clásico y cuando el Real Madrid se iba a jugar un puesto en la Final Four ante un rival mejor posicionado en la tabla. Deck abandonó el equipo y el cuadro de Laso tuvo que adaptarse, entre lesiones y un calendario apretado, a una pérdida difícil de ocupar. Frente a otras salidas como la de Doncic o Campazzo, la de Deck no gustó en la grada. 

[Más información - Así disfruta una persona invidente de un partido de baloncesto en directo: "Se notan las vibraciones"]