Facundo Campazzo lleva ya unos meses en la NBA, tiempo en el que ha intentado adaptarse lo más rápido que ha podido a su nueva vida. Un equipo completamente nuevo, una liga diferente y la mayor exigencia del mundo. El argentino no esconde que el proceso está siendo complicado y lento, pero no se rinde y su sueño de triunfar en la mejor liga del mundo sigue muy vivo. 

Noticias relacionadas

Por ello, confía en que su crecimiento en Denver sea mayor según avance el tiempo. Con minutos y partidos, el base argentino que se marchó del Real Madrid para experimentar lo que es jugar en la mejor liga del mundo espera poder ponerse a la altura de los mejores y poder competir contra grandes estrellas. Poco a poco va descubriendo cuáles son los nuevos fundamentos que dominan el baloncesto al otro lado del charco. 

"Es una Liga totalmente diferente, hace cuatro meses atrás estaba jugando con otro equipo, en otra liga y en otro país, y de un día para el otro fue un cambio grande. Sabía a lo que venía, sabía más o menos cuál iba a ser mi rol y sabía que iba a llevar su proceso. Creo que ahora mismo me siento con mucha confianza". Así empezaba su análisis Facundo Campazzo ante medios hispanos de sus primeros pasos en la NBA. 

Contacto con los grandes

El argentino desvela también cuáles son los pasos que debe seguir para culminar con su adaptación: "Aportar desde la energía, la defensa, lo que siempre intenté desde que empecé a jugar como profesional. Intentar volver loco al rival".

Facundo Campazzo, frente a Los Ángeles Lakers REUTERS

"A veces te dejan jugar un poco más físico y otras no, por eso lo importante cuando defiendes a los cracks como Lillard, Curry, Westbrook, Durant, LeBron o el que sea, es siempre mostrar tus manos, porque son buenos sacando faltas, son muy inteligentes. Eso es algo nuevo para mí, sigo tratando de acostumbrarme, y hago mucho hincapié en eso, en mostrar siempre las manos al árbitro, que uso solo mi cuerpo".

Otro de los aspectos que debe seguir mejorando es su aportación en ataque, seguramente el apartado que más se busca en la NBA. 'Facu' cree que debe mantener el nivel de tiro de tres puntos y los tiros de dos, y también el movimiento sin balón". Sin embargo, el argentino ha dejado también una confesión realmente alucinante que ha puesto en valor el talento de un excompañero suyo, también madridista, como Luka Doncic

"Entiendo que Luka diga eso porque tiene un talento increíble, pero a mí me cuesta un huevo. Estoy tirando plegarias a veces", bromea antes de explicar que "hay más espacios, con la regla de los tres segundos defensivos, pero a su vez tienes jugadores mucho más atléticos que te llegan en medio segundo, eso hay que tenerlo en cuenta. Después dicen que aquí no se defiende, pero se defiende mucho".

Luka Doncic, contra Atlanta Hawks Reuters

Valora su mejora

Campazzo se ha establecido una máxima para este primer curso en la NBA y es dejar muy rápido su impacto, salgan bien o mal las cosas, que todos sepan de lo que es capaz y que le respeten por su nivel: "Intento generar un impacto lo más rápido posible, intentar hacer mi juego, siempre y cuando ayude al equipo".

"Quizás ahora se están viendo más vídeos y esas cosas que se suben de mis jugadas, que vienen acompañados de los minutos. Pero intento gastar mi energía para ayudar a mis compañeros y hacer cosas para intentar ganar los partidos. Al fin y al cabo, eso es lo que importa. Si después me hago un nombre o no, será una consecuencia del trabajo que haga".

El argentino asegura también que ha notado mucho la diferencia en la duración de los partidos: "Esos ocho minutos de más. Ahí los 40 minutos valen cada pelota, tienes que estar cien por cien concentrado, no cometer ningún error, no asumir un tiro de más, no tomar malas decisiones. No tienes margen de error. Aquí tengo la sensación de que esos ocho minutos son un montón más, marcan mucho la diferencia y tienes más margen para el error".

Por último, se muestra encantado con su nuevo técnico, Mike Malone: "Es muy buena. Es muy cercano al jugador. Siempre tuve entrenadores cercanos. Conmigo siempre estuvo de primera, siempre bien, diciéndome que tengo que ser Facundo Campazzo y no intentar ser otro jugador, que para eso estoy aquí".

[Más información: Campazzo protagoniza la jugada del año en la NBA: la falta más terrible y un triple asombroso]