Luka Doncic no está teniendo una temporada fácil. La NBA casi acaba de arrancar su curso 2020/2021, pero ni los Dallas Mavericks ni el base esloveno son los que eran el año pasado. El equipo entrenado por Rick Carlisle sufre para ganar partidos y está ofreciendo un nivel defensivo muy bajo, lo que le hace acumular demasiados resultados negativos que han puesto sobre aviso a la plantilla. 

Noticias relacionadas

Dallas se clasificó el año pasado para los playoffs con cierta holgura, pero este año la cosa parece ser bastante diferente. La clasificación tendrán que pelearla con uñas y dientes ya que el nivel del equipo está mucho más bajo que el visto el curso pasado donde ofrecieron una imagen totalmente ilusionante. 

Quien tampoco está a su mejor nivel, a pesar de que sigue promediando unos números escandalosos, es Luka Doncic. El base ex del Real Madrid sigue rondando el triple-doble con más de 25 puntos por partido casi cada noche, pero es crítico con su propio rendimiento porque sabe que todavía hay muchos aspectos que mejorar en su juego. 

Luka Doncic, durante un partido con los Dallas Mavericks. Foto: Twitter (@DallasMavs)

Uno de los que más le está torturando es el lanzamiento exterior. El año de Doncic desde el triple está siendo horripilante. Más allá de la crítica de un jugador ganador y ambicioso como es el esloveno que aspira a convertirse en una de las estrellas de la liga, la realidad habla de unos porcentajes pésimos y una falta de confianza total. Luka es el jugador que menos triples anota de la liga de los llamados tiradores, de aquellos que intentan, al menos, entre 5 y 7 lanzamientos por partido. 

En su último partido, los 'Mavs' ganaron a los Atlanta Hawks para romper una racha de seis derrotas consecutivas, lo que les permite quedarse con un balance de 9-13 que les deja a tres victorias de los puestos de playoffs. Terminar el curso entre los ocho mejores de la Conferencia Oeste es el objetivo, aunque ahora mismo parece bastante complicado. 

A nivel personal, Doncic volvió a firmar unos números escandalosos con 27 puntos, 14 asistencias y 8 rebotes, rozando el triple-doble en los casi 38 minutos que estuvo en pista. Además, sumó un tapón, dos robos y una noche sin fallo desde la línea de tiros libres donde hizo un 10 de 10. 

Sin embargo, volvió a tener una noche bastante gris en el tiro, ya que concluyó el choque con un 8 de 20 en tiros de campo y, sobre todo, otra pesadilla en el triple con un 1 de 5. La grandeza de Luka hace que el único triple anotado en el partido fue el encestado sobre la bocina del final de la primera parte, seguramente el más difícil de todo. 

La autocrítica de Luka

Tras el encuentro, el esloveno reconoció el calvario que está suponiendo este año lanzar de tres, aunque asegura que tiene que mejorar en muchos aspectos: "La verdad es que ahora mismo no estoy mal, sino fatal. No me siento muy cómodo tirando de tres y eso lo tengo que mejorar. Pero además de eso se pueden mejorar muchas cosas. Siempre puedes mejorar en todo".

Luka Doncic protesta una decisión del árbitro Reuters

Aún así, Doncic reconoció que la victoria frente a los Hawks de Trae Young fue "muy importante" para cortar una racha profundamente negativa. "Cada partido es importante. Este obviamente era muy importante porque veníamos de seis derrotas así que estamos muy felices de esta victoria". 

Luka se mostró contento con el trabajo defensivo del equipo: "Cuando jugamos bien, jugamos bien en defensa. Todo el equipo ha hecho un gran trabajo defensivo y eso es lo que tenemos que hacer en todos los partidos. Pero sacamos una victoria que es lo que a mí me importa. Tras el partido, estamos contentos. Ha sido una serie de partidos difícil. Es bueno ganar un partido".

[Más información: Doncic, orgullo madrileño en la NBA: pone de moda a Leiva en Dallas]