El debate que se ha generado en torno a la forma física de Luka Doncic por la imagen suya que se hizo viral tras el primer partido de pretemporada en la que aparecía superando la defensa de Jrue Holiday sigue dando que hablar. Aunque el esloveno parece ya haber dejado atrás ese físico un tanto sospechoso después de un largo período sin jugar, algunos siguen dudando de su forma a pesar de que en lo que va de temporada ya ha dejado algunos momentos estelares.

Noticias relacionadas

El dueño de los Mavericks, Mark Cuban, explicó en Sportsradio 96.7 FM / 1310 AM The Ticket que Doncic planeaba estar con la selección eslovena durante la postemporada para mantener su forma. "Desgraciadamente por la pandemia de la Covid sus planes de jugar con Eslovenia se cancelaron. Él te dirá que no llegó en tan buena forma como él quería", apuntó el responsable del equipo texano. El principal problema que se han encontrado los jugadores es esa falta de partidos internacionales.

El mismo Doncic bromeó sobre esa foto con la que se burlaron de su estado en redes sociales hace unos días. "La gente en Twitter puede decir cualquier cosa, pero es verdad. No estoy en mi mejor forma física. Llegaré a estarlo, seguro. Pero ya sabes, nunca he sido un tipo muy musculoso, así que, ¿qué puedo decir?", exponía el escolta de Dallas. El esloveno respondía a los 'haters' con mucho baloncesto y mucha ironía tomándose todo esto con filosofía.

Doncic y LeBron James, durante el partido entre los Mavs y los Lakers NBA

Cuban también quiso dejar claro cuál es el compromiso de Doncic con los 'Mavs'. "El trabajo de Luka es mejorar a todos en la cancha y ayudarnos a ganar partidos. Siempre le van a echar la culpa cuando las cosas no salen. Da igual lo que ocurra. Pero nadie en la organización ha cambiado la perspectiva respecto a él. Sabemos que es increíble. Es un top 3 de la liga y sólo va a ir a mejor", explicó el dueño del equipo de Dallas.

Exhibiciones

Esta semana dejó su huella en la historia siendo partícipe del triunfo por 73-124 ante los Clippers, con 51 puntos de diferencia y que suponía un registro tremendo. Pero es que el 77-27 del descanso es la mayor de una sola parte en toda la historia de la competición. El partido fue un recital de Doncic, en ataque y en defensa.

La actuación del base esloveno despertó al resto de los jugadores de los Mavericks y anuló a Paul George y Serge Ibaka. La ilusión de que el partido sería un duelo entre George y Luka duró menos que un helado bajo el tórrido sol del verano californiano. El choque terminó con Luka Doncic como máximo anotador, 24 puntos, empatado en rebotes con Ibaka en 9, y líder de asistencias con 8.

Son muchos los que sitúan al esloveno como uno de los candidatos a ser el MVP de la temporada. Poco a poco empieza a demostrar por qué es uno de los favoritos a ser el mejor de la NBA.

[Más información: Doncic bromea sobre la foto viral de su forma física: "¿Qué puedo decir?"]