La ACB ha confirmado los enfrentamientos que habrá en la Supercopa de España. Es el primer título de la temporada de baloncesto y en el que suelen ver los detalles de las nuevas plantillas. El Real Madrid y Baskonia no se podían ver las caras hasta una supuesta final y ya saben a quién tendrán que enfrentrase.

Noticias relacionadas

El equipo de Pablo Laso acude al torneo como campeón de la Copa del Rey, el Baskonia como campeón de la ACB en ese formato exprés, el Iberostar Tenerife como anfitrión y el Barcelona como subcampeón de la competición doméstica.

Tras el sorteo, el club merengue se la jugará ante el Tenerife en la primera semifinal y el Barcelona ante el Baskonia, último campeón de la ACB en el formato especial de Valencia, en la segunda. El torneo comenzará el 12 de septiembre y un día después se desarrollará la gran final para determinar quién es el primer campeón del año baloncestístico.

Una de las dudas es si habrá o no afición en la grada. El Cabildo canario, que es el encargado de gestionarlo, ha destacado que "es un honor acoger este primer torneo de la temporada". "Estamos muy agradecidos por la confianza de la ACB y vamos a estar a la altura de este evento, como ya lo hemos estado en otros acontecimientos que hemos celebrado aquí", ha afirmado el vicepresidente Arriaga.

Cuadro de la Supercopa

Pese a los repuntes del coronavirus en gran parte del país, el Presidente del Cabildo de Tenerife, Martín Domínguez, ha recalcado que la isla "es un lugar seguro". "Esta es una oportunidad de transmitir optimismo e ilusión porque la vida pueda seguir. Pondremos de nuestra parte todo lo que esté en nuestra mano y esperamos estar a la altura de esa generosidad mostrada por la ACB al elegir a Tenerife. Van a tener siempre en el Cabildo a un aliado", ha subrayado.

La planificación del Madrid

El equipo merengue lleva unas semanas confirmando varias incorporaciones. Los de Pablo Laso quieren reforzar el proyecto y siguen apostando por el futuro. Una plantilla joven, pero con nivel suficiente para competir por todos los títulos y volver a repetir aquella temporada perfecta del 2015.

Uno de los primeros en llegar fue Carlos Alocén. El base maño fichó por el club blanco con anterioridad. Se llegó a un acuerdo para mantenerle cedido en el Zaragoza y, tras esa campaña de despedida, ha puesto rumbo a la capital. Joven y con experiencia, está llamado a liderar el futuro del baloncesto nacional.

Mismo perfil cumple Alberto Abalde, exterior que ha estado jugando en el Valencia Basket y que había suscitado el interés de más clubes europeos. El club taronja se negó a negociar y finalmente el Real Madrid se ha visto obligado a pagar la cláusula de un millón y medio de euros para hacerse con el jugador. La próxima pieza que falta por sumarse al puzle blanco es la de Zizic, interior con pasado en la NBA y que sumará capacidad a la pintura.

[Más información - Alberto Abalde ficha por el Real Madrid tras pagar su cláusula al Valencia Basket]