La Euroliga volvía al WiZink Center con un choque trampa. El Real Madrid no podía caer en el juego de un Buducnost Voli que llegaba a la capital con la idea de imprimir su juego. Pero el campeón de Europa tenía como misión no confiarse ante uno de los equipos más débiles de la competición. Los locales no pasaron apuros para llevarse la victoria y aprovechar el pinchazo del Fenerbahçe para colocarse como líder en solitario. [Narración y estadísticas: Real Madrid 89-55 Buducnost Voli].

Noticias relacionadas

El partido comenzó a la inversa de lo que buscaba el equipo de Montenegro. Sergio Llull puso velocidad a cada posesión blanca. Ninguno de los dos equipos estaban inspirados en ataque, fallando varios tiros liberados y con un cierto exceso de precipitación. La intimidación de Tavares resultaba efectiva tanto en defensa como en ataque, pero el conjunto visitante no se despegaba del partido. Gordic mantenía a su equipo en el partido gracias a sus 9 puntos en los primeros 10 minutos. 

El segundo acto mantuvo la misma dinámica hasta que Campazzo se decidió a cambiar el ritmo de forma drástica con acciones de ensueño. El conjunto visitante no iba a tirar la toalla tan pronto y gracias a tres buenas acciones de Omic se iba a colocar por debajo de la barrera de los 10 puntos de desventaja. Rudy Fernández eclosionó en el choque como lo suele hacer, con una defensa intensa y con un acierto desde la línea de 6'75 espléndido. Finalmente el cuadro blanco se empezó a despegar de un correoso rival que veía como sus opciones de disipaban con cada canasta de los hombres de Pablo Laso

Llull anota una bandeja frente al Buducnost JUANJO MARTIN Agencia EFE

Llull y Randolph cerraron un encuentro que no se complicó 

Tras la vuelta de vestuarios la noche prometía cómoda para un Madrid que no sentía la necesidad de mostrar su nivel más alto. Un parcial de 10-0 a favor del equipo blanco sentenciaba un partido que no se vio peligrar en ningún momento y se reflejaba con claridad en el inicio del tercer cuarto los graves problemas de anotación que sufre el equipo de Dzikic, donde solo habían anotado cinco jugadores de su equipo hasta ese momento. Taylor volvió a mostrar su mejor versión en ambos lados de la pista con 10 puntos de manera consecutiva y castigando a sus defensores desde la esquina para cerrar los primeros 30 minutos con un 65-44.

Los últimos diez minutos sirvieron para dar minutos y confianza a jugadores que tienen que encontrar su mejor forma como Prepelic y Ayón. El pívot mexicano sigue demostrando que está cerca de su mejor nivel, mientras que el escolta esloveno sigue trabajando para afinar la puntería. El Buducnost no conseguía realizar buenas acciones y deberá limitarse a sacar victorias en su cancha si quiere tener alguna acción de llegar a los 8 primeros clasificados. El equipo de Pablo Laso tendrá dos encuentros consecutivos en el WiZink Center donde querrá demostrar su gran estado de forma.

REAL MADRID 89-55 BUDUCNOST

Real Madrid: Causeur (4), Randolph (11), Tavares (10), Llull (9), Taylor (10)- quinteto inicial - Rudy Fernández (6), Campazzo (5), Reyes (4), Ayón (8), Carroll (11), Deck (9) y Prepelic (2).

Entrenador: Pablo Laso.

Buducnost: Clark (-), Clarke (9), Gordic (13), Craft (4), Omic (10) - quinteto inicial - Jackson (9), Ivanovic (-), Sehovic S. (-), Barovic (4), Ilic (4), Popovic (2), Nikolic (-). 

Entrenador: Aleksandar Džikić

Árbitros: Elias Koromilas, Jakub Zamojski y Joseph Bissang

Parciales: 21-15 | 23-16 | 21-13 | 24-11

Incidencias: Partido correspondiente a la cuarta jornada de la Euroliga que se disputó en el Wizink Center (Madrid).