El derbi de baloncesto está deparando para el Real Madrid sensaciones enfrentadas. Comenzada la segunda parte del encuentro, el club merengue parece haber salido de los vestuarios mentalizados en ir a por el partido de manera directa. Hecho contrastable con un inicio a medio gas, donde el Fuenlabrada parecía ir mandando en el partido por minutos.

Noticias relacionadas

Dicho cambio de actitud se podía ver reflejado en la garra y poderío defensivo del siempre combativo Eddy Tavares. El caboverdiano chafaba los planes de anotación del rival con un magestuoso y tremendo mate a una sola mano. Acto seguido, el jugador reiteraba ante el pabellón que bajo su canasta no se anota más de la cuenta.