El Real Madrid ha vivido con Filomena un tormento por su viaje a Pamplona para enfrentarse a Osasuna, pero también ha visto la belleza de la estampa blanca que se creó en su Estadio Santiago Bernabéu, aún desmantelado por la gran reforma que está viviendo en estos años. Las obras tuvieron que parar por la imposibilidad a la hora de acceder al espacio, aunque las grúas y la maquinaria se pusieron al servicio del Ayuntamiento para agilizar las labores de limpieza de la ciudad.

Noticias relacionadas

El hecho de que la capital de España se paralizara, afectó de forma significativa al seguimiento de las obras que hacen muchos aficionados, así como a los operarios que trabajan para convertir este coliseo en el mejor del mundo y en el más moderno. En estos días se puede ver en algunos canales de YouTube el impacto que ha tenido la nevada cuando se habla del progreso de las obras. Aunque no ha sido muy importante, de alguna manera el avance no ha sido el habitual.

Javier Caireta enseña en su canal EL FULLOK cómo está en esta semana el estadio más blanco que nunca, pero que no ha vivido grandes cambios con respecto a la semana pasada. En cualquier caso, la cercha longitudinal norte-sur sigue creciendo en el paseo de la Castellana, con el objetivo de que pronto se pueda elevar sobre el cielo del Santiago Bernabéu. La progresión ha sido mínima por culpa de esta paralización que se comentaba.

Aún así, con respecto al final del 2020, las serpientes de las nuevas torres siguen haciéndose más grandes y siguen creciendo hacia el cielo del estadio. Las imágenes de ferralla que se ve en el exterior del estadio indica que siguen los trabajos para elaborar la cueva interior del coliseo que albergará el césped retráctil. También se ha avanzado en la estructura del nuevo edificio pegado al estadio para facilitar su acceso que se sitúa en la calle Rafael Salgado

Aún así, este martes los operarios seguían retirando nieve de las zonas de trabajo para volver a la normalidad. La estampa en los alrededores del estadio sigue siendo la de bloques de hielo y árboles caídos. La plaza de los Sagrados Corazones, por ejemplo, aún sigue mostrando un paisaje nevado. La carretera ya se ha limpiado, pero las aceras siguen siendo peligrosas para pasear en torno al coliseo merengue. Un nuevo ejemplo del impacto de esta nevada.

Los vehículos que salían desde la 'autopista' que se ha creado dentro del Santiago Bernabéu traían consigo, sobre todo, nieve. Sin duda, esta ha sido la gran protagonista de estos días y tiene pinta de que seguirá siéndolo. Se han ralentizado esas obras, pero la expectativa es que al final de la semana se recupere la normalidad para que siga creciendo a lo alto y a lo ancho esta nueva nave que estará más pronto que tarde a disposición de todos los madridistas. La cuenta atrás sigue cayendo.

[Más información: La nevada de Filomena llega a las obras del Santiago Bernabéu: gente esquiando, grúas blancas...]