Irrumpir: acción de entrar violentamente en un lugar, dícese del recorrido de Vinicius en el Real Madrid. La joya brasileña ha tirado definitivamente la puerta abajo en los últimos partidos. Lo que para algunos era un rayo de luz efímero se ha convertido en una realidad y la gran fuente de ilusión del madridismo.

Noticias relacionadas

Ni sus 18 años, ni haber dado el salto desde Brasil el verano pasado le han detenido a la hora de cumplir su objetivo: hacerse con un hueco en el once. Su adaptación ha sido increíble, casi prodigiosa. Es difícil ver a un jugador que llega desde el fútbol sudamericano y tarda tan poco como Vinicius en adaptarse. Empezando desde abajo y sin una palabra en alto.

Porque la de Vinicius ha sido una evolución natural. Lopetegui le mandó al Castilla y al jugador no le faltó tiempo para demostrar que el filial se le quedaba pequeño. Solari y las lesiones le dieron la oportunidad y Vinicius ha tirado de méritos propios que merece tener un hueco en el once titular del Real Madrid. Ni la vuelta de los lesionados, como Bale y Asensio, parece que serán suficientes para moverle de su sitio.

Benzema se abraza con Vinicius EFE

El Santiago Bernabéu se vuelve a entregar a un 'niño'

El Santiago Bernabéu se ha rendido a él. Un chico que apenas supera la mayoría de edad se ha convertido partido tras partido en el motivo de muchos para levantarse de su asientos viendo el Madrid. Ilusiona y, más importante aún, convence. Un hecho insólito, de esos que solo ocurren cada ciertos años, y que no se veía en el Madrid desde los tiempos de Raúl González. Un 29 de octubre de 1994, un Raúl de solo 17 años recibía su primera llamada del primer equipo. A partir de ahí comenzó su leyenda.

También un 29, pero de septiembre y en 2018, Vinicius jugaba sus primeros minutos oficiales en el Madrid. A partir de ahí le fueron llegando oportunidades en las que, como Raúl, empezó a dar avisos de lo que estaba por venir. El impacto del '7' alcanzó cotas insospechadas con aquella actuación contra el Atlético de Madrid en el que marcó un gol, provocó un penalti y dio una asistencia apenas una semana después de su debut. Vinicius ya tiene en su galería varios momentos importantes, encabezados seguramente por su gol de volea al Leganés, el primero grande de todos los que están por venir.

Vinicius se lamenta por una ocasión fallada ante el Girona REUTERS

La de Raúl y Vinicius es una historia con varias similitudes. Nadie tan joven se hacia con un hueco titular tan rápido y menos aún se metía la afición en el bolsillo. Porque entre Raúl y Vinicius se han visto casos en los que jóvenes explotaban de blanco como Casillas o Asensio, más recientemente, pero ninguno ha generado ese impacto que tuvo Raúl en su día y ahora Vinicius.

Todos se preguntan cuál será el siguiente paso de Vinicius. Una noche grande, de esas que se recuerdan y aguantan intactas al paso de los años. A nadie sorprendería. Si algo ha demostrado Vinicius ya es que tiene la madurez para tirar del equipo. Tiene descaro, atrevimiento y es capaz de echar al equipo hacia arriba con una sola carrera. Sus compañeros le buscan, no es para menos. Vinicius no es el mismo jugador que Raúl. El '7' tuvo que trabajarse su legado durante muchos años y a Vinicius aún le queda un camino muy largo, pero con esta irrupción ya lo tiene muy allanado de primeras y eso, en el Real Madrid, es lo más difícil de todo.

[Más información: La conexión Benzema - Vinicius, la alegría del Santiago Bernabéu]