El Real Madrid se mide este sábado al Valencia en La Liga y lo hará con dos bajas muy sensibles. Ni Casemiro ni Nacho se han ejercitado con el resto de sus compañeros y no estarán disponibles para medirse al conjunto ché en el Santiago Bernabéu. El que si ha estado presente ha sido Isco, que se ha entrenado con normalidad y todo parece indicar que será de la partida tras su rosco de minutos en Roma.

Noticias relacionadas

El Real Madrid llega a esta nueva cita con la necesidad de sumar los 3 puntos para no descolgarse en la lucha por el título y para ello Solari dispondrá de sus mejores jugadores, salvo los ausentes por lesión. Los porteros también se han ejercitado, y a pesar de las declaraciones de Keylor Navas, el arquero belga volverá a defender la portería blanca.

El defensa Nacho Fernández y el centrocampista brasileño Casemiro fueron las ausencias en el último entrenamiento del Real Madrid, bajas para medirse al Valencia en el Santiago Bernabéu, mientras que Isco Alarcón trabajó con normalidad y Santiago Solari decidirá si vuelve a la convocatoria.

Keylor Navas en un entrenamiento de Champions League

Las bajas para recibir al Valencia

A la última sesión con la que el Real Madrid preparo el duelo liguero ante el Valencia en la ciudad deportiva de Valdebebas solo faltaron los lesionados Nacho y Solari. Otros jugadores apuran sus opciones de salir definitivamente de la enfermería, como Álvaro Odriozola, Jesús Vallejo y Sergio Reguilón que comenzaron el entrenamiento con el grupo en los minutos abiertos a la presencia de los medios.

Solari dirigió un grupo en el que central del Castilla Javi Sánchez es uno más de la primera plantilla, en el que trabajó con normalidad Isco. Después de quedarse en la grada del Olímpico de Roma en Champions League, el miércoles no participó del partido final de entrenamiento. Jueves y viernes sí ha completado las sesiones y el técnico madridista decidirá si lo ve en condiciones de volver a la convocatoria e incluso recibir minutos.

[Más información: Keylor, sin sitio con Solari y descontento: las claves y su futuro]