El primer partido de la era Lopetegui ha dejado buenas sensaciones en el Real Madrid. A pesar de la derrota, el equipo merengue contó con una plantilla repleta de jóvenes jugadores y que dieron un paso al frente en un amistoso de nivel ante el Manchester United.

Noticias relacionadas

Así lo destacó en rueda de prensa Lopetegui, que hizo hincapié en la baja edad media del once que mostró. Además, el vasco mantuvo la misma idea que viene repitiendo en los últimos días. Reinventar el Real Madrid es un reto tras la salida de Cristiano Ronaldo. Armas para hacerlo no le faltan y en esta gira por Estados Unidos podrá empezar a marcar sus puntos fuertes antes de la prueba final.

Con la Supercopa de Europa el 15 de agosto, los partidos de la International Champions Cup serán los entrenamientos perfectos para llegar a punto a la disputa por el primer título de la temporada. Si a eso se le suma que el rival es el Atlético de Madrid, la competitividad aumenta sustancialmente. Las pruebas de Lopetegui para olvidar a Cristiano ya han comenzado.

Los galones de Bale y la fortaleza física de Benzema

La delantera es la zona más observada tras la marcha del delantero luso. El mejor goleador del mundo era un pilar en el Real Madrid y es obvio que su ausencia se notará. Sin embargo, la plantilla merengue tiene potencial suficiente para hacer frente a esa baja. Tal y como ha podido saber EL BERNABÉU, en la entidad confían plenamente en que no es necesario fichar un '9' por el momento.

Benzema celebra su gol ante el Manchester United EFE

Y es que la esperanza es que Bale y Benzema logren zanjar las críticas que les persiguieron la última temporada para mantener el nivel del pasado mes de mayo, donde ambos se lucieron tanto en Liga como en la final de la Champions.

Bale tenía en duda su futuro y una conversación con Lopetegui ha sido suficiente para resolver las preguntas del galés. Será fundamental y el líder del ataque. La estrella que era en el Tottenham y que tendrá que tomar el mando sin Cristiano. Sus problemas físicos son cosas del pasado y todos coinciden en que si Bale está al cien por cien es uno de los cinco mejores del mundo. En esta nueva temporada tendrá mayor libertad en ataque y la responsabilidad de ser el referente en punta.

Un papel que es muy similar al de Benzema. El francés ha encajado con Lopetegui y ha sabido superar la marcha de Zidane. Su preparación física está siendo constante y así lo ha demostrado en sus redes sociales. Encaja en el esquema del técnico vasco y se pretende que recupere su estilo de juego. Mejorar su acierto de cara a portería y terminar de explotar su faceta de creación de oportunidades. Con el balón en los pies, Benzema es de los mejores atacantes del mundo. Algo que también ayudará a Bale.

Kroos durante el partido entre el Real Madrid y el Manchester United Reuters

El centro del campo será fundamental

El estilo de juego de Lopetegui ya se ha podido comprobar en el primer amistoso pero estaba en antecedente de la Selección. Mantener la posesión pero defender al máximo y con cabeza son algunas de las claves del juego que tendrá el Real Madrid. Si hay una zona fundamental para que el equipo carbure, esa es la del centro del campo.

Ahí el Madrid tiene a los referentes mundiales. Desde Kroos -más descansado tras su pronta eliminación en Rusia- hasta Modric y sin olvidar a Casemiro. También otros jóvenes como Ceballos, que cuenta con la confianza del entrenador y seguirá en el Madrid. 

Isco y Asensio celebran un gol con el Real Madrid Reuters

Los mimos a los internacionales Asensio e Isco

La dupla de oro del Real Madrid ha conquistado a todos los aficionados, pero también a los rivales. Son amigos y se entienden tan bien fuera del terreno de juego como dentro. Sus combinaciones en tres cuartos de campo han dado muchas alegrías al cuadro madrileño en estas última temporadas y Lopetegui sabe explotar esa conexión.

El ejemplo está en su coincidencia en la Selección. Inolvidable será el partido entre España y Argentina donde tanto Isco como Asensio acabaron ovacionados. El regate, el toque, la velocidad y la visión de juego serán las aportaciones de ambas estrellas. Sin Cristiano pierden un delantero al que asistir pero ganan más opciones como la de Benzema, la de Bale o la de ellos mismos, que también tienen calidad a la hora de ver portería.