Fidalgo, con el Castilla

Fidalgo, con el Castilla

Cantera CASTILLA

La explosión de Fidalgo en el Castilla: a por su récord goleador

El Castilla perdió la imbatibilidad el pasado fin de semana, en el estreno de Manolo Díaz en el banquillo. Una derrota injusta, pero en la que los mirlos blancos volvieron a dar la cara, con Cristo y Fidalgo como goleadores del conjunto castillista. El centrocampista marcó así su tercer gol de la temporada. La pasada temporada, a lo largo de todo el curso, vio puerta en cuatro ocasiones, por lo que su gran objetivo de superar su mayor registro goleador en el primer filial lo tiene a tiro.

Fue en la 2017/2018 cuando Álvaro Fidalgo dio el paso de jugar en el Castilla, la temporada anterior en el Rayo Majadahonda, donde fue una pieza clave al disputar más de dos mil minutos en 33 partidos -entre la Segunda B y la fase de promoción-. Su gran campaña en el conjunto madrileño provocó que volviese a la casa blanca para ponerse a las órdenes de Solari, técnico del filial merengue por aquel entonces.

Con el argentino no lo tuvo fácil en un principio. Santiago Solari tenía un bloque ya confeccionado y Fidalgo tan solo disputó 885 minutos durante la 2017/2018. Sin embargo, el mediocentro comenzó a despuntar en lo que a olfato goleador se refiere y es que pese a sus minutos, firmó el mejor promedio goleador del equipo. En la presente temporada ha acabado por explotar en esta faceta y ya suma tres dianas con más de medio curso por delante.

Fidalgo contra el Navalcarnero

Fidalgo contra el Navalcarnero

Esta temporada, con Solari en el banquillo se ha convertido en pieza clave del esquema del Castilla, no en vano está a punto de superar los minutos disputados de la campaña pasada, ya que acumula a estas alturas 833 minutos, habiendo participado en los once encuentros que ha disputado su equipo en Segunda B durante la 2018/2019.

Un asturiano en Valdebebas

De la cosecha de 1997, Álvaro Fidalgo dio sus primeros pasos en el Condal de Noreña (2003-2005), de ahí pasó a jugar durante cinco años en el Oviedo, para luego militas en las categorías inferiores del Sporting de Gijón hasta el 2012. Fue en ese año cuando ingresó en el Cadete A del Real Madrid, de ahí fue ascendiendo hasta llegar al Castilla.

[Más información: Derrota injusta del Castilla en El Toralín]