Paolo Vasile, consejero delegado de Mediaset y Mauricio Casals, consejero de Atresmedia.

Paolo Vasile, consejero delegado de Mediaset y Mauricio Casals, consejero de Atresmedia.

Medios MERCADO PUBLICITARIO

Las claves de la batalla jurídica que Mediaset y Atresmedia preparan contra la CNMC

Mediaset y Atresmedia llevan varias semanas preparando su defensa contra el expediente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que les acusa de colusión, es decir, concertación para repartirse el mercado publicitario y bloquear el acceso de terceros a estos ingresos.

Las informaciones confirmadas por EL ESPAÑOL indican que Atresmedia se ha reforzado con el fichaje de un conocido despacho de abogados de Madrid especializado en Competencia, mientras que Mediaset ha confiado en su equipo propio, aunque ha destinado un importante contingente de efectivos a este caso.

Y es que el objetivo es dilatar todo lo posible el proceso, primero ralentizando la actuación de la CNMC en el expediente y luego -si se falla en su contra- recurrir la sentencia en todas las instancias posibles. Esto abocaría a una larga batalla legal, primero en la Audiencia Nacional y posteriormente en el Tribunal Supremo.

Testimonios en contra del duopolio

Después de asimilar el impacto inicial de la apertura de un expediente que nunca pensaron que se abriría, las dos cadenas -que controlan el 95% del mercado publicitario de la televisión en abierto con solo el 56% de la audiencia- se han puesto a trabajar en sus defensas y, ante la evidencia de los testimonios, ya preparan incluso el escenario más negativo: que la CNMC falle en su contra.

Este periódico ha informado de los testimonios remitidos por los anunciantes y agencias a Competencia en el marco de la instrucción del expediente. Estas compañías han confirmado a la CNMC que Atresmedia y Mediaset exigen el cumplimiento de cuotas relativas de inversión publicitaria en sus respectivas televisiones y que, además, fuerzan la contratación conjunta de publicidad en sus distintos canales de televisión a través de la emisión en varias cadenas a la vez (simulcast) y de la vinculación de paquetes comerciales.

Conductas contrarias a la Competencia que vulneran el artículo 1 de la Ley de Defensa de la Competencia (LDC) y el 101 del Tratado de la Unión Europea. Las fuentes jurídicas consultadas por EL ESPAÑOL consideran que con estos testimonios y antecedentes la CNMC tiene las herramientas necesarias para fallar en contra del duopolio y aplicar las sanciones más elevadas, es decir, de hasta el 10% de su facturación anual. En este supuesto y según sus últimos resultados cada uno de los grupos debería pagar hasta 100 millones de euros, 200 millones en total.

Estado del expediente

De momento, ninguna de las dos cadenas ha remitido sus alegaciones definitivas al expediente, aunque se esperan en las próximas semanas. Las dos televisiones negarán la existencia del duopolio ya que atribuyen la actual composición del mercado a una situación normal que no afecta la competencia. Además aportarán como pruebas el comportamiento de mercados similares en el resto del entorno europeo.

No obstante, en el sector hay coincidencia en que lo tienen difícil para librarse de la sanción y por ello ya trabajan en el posible escenario de tener que recurrir a la Audiencia Nacional y al Tribunal Supremo.

El tiempo de tramitación de los recursos presentados contra las sentencias de Competencia oscila entre los dos y tres años en cada una de las instancias. Por tanto, estaríamos hablando de un periodo mínimo de tres o cuatro años entre los dos procesos, si es que los recursos se mueven con rapidez en los tribunales.

Los tribunales suelen dar la razón a la CNMC

Si consideramos que el actual expediente tiene 18 meses para ser instruido -aunque la idea de la CNMC es acortar estos plazos-, estaríamos hablando de una batalla legal que podría empezar como pronto en 2019 y que se extendería como mínimo hasta 2023. En 2018, el Supremo ha fallado expedientes recurridos en 2013 y cerrados por la Audiencia Nacional en 2016.

Pese a ello, los tribunales suelen dar la razón a la CNMC. Un informe realizado para el período 2014-2017 muestra que la Audiencia Nacional ha confirmado de media el 75% de las resoluciones sancionadoras de la autoridad de competencia. Este porcentaje se eleva al 82,7% en el caso del Tribunal Supremo.

Esto indica que muchas de las sentencias estimatorias de la Audiencia Nacional contra las resoluciones de la autoridad de Competencia (tanto CNC como CNMC) han sido luego anuladas por el Tribunal Supremo en el marco del recurso de casación de la autoridad de competencia, confirmándose finalmente la infracción.

Indemnizaciones de 4.700 millones

Es por ello que en el duopolio solo buscarían ganar tiempo y minimizar el impacto que podría tener en sus cuentas una avalancha de demandas de televisiones, que podrían exigir indemnizaciones por valor de 4.700 millones de euros, si el expediente de la CNMC demuestra que se manipuló el mercado publicitario.

Estas televisiones podrían demandar por daños y perjuicios y en montantes equivalentes al dinero que han dejado de ingresar durante la existencia del duopolio televisivo. Una indemnización que podría exigir cualquier cadena de televisión -autonómica, local y nacional- que haya visto reducidos sus ingresos publicitarios por la existencia del duopolio.

Indemnizaciones, que, no obstante, solo se podrán exigir una vez que la sentencia sea en firme. Es por ello que en el sector no se descarta que Mediaset y Atresmedia intenten llegar a un acuerdo extrajudicial con algunas de estas cadenas, si es que la sentencia de la CNMC es aplastante en los términos que se ha planteado. Un largo camino por recorrer que tendrá a los tribunales como un actor principal.