El presidente del grupo Planeta, José Creuheras, junto a Carmen Posadas y Rosa Regàs.

El presidente del grupo Planeta, José Creuheras, junto a Carmen Posadas y Rosa Regàs. Alberto Estévez EFE

Medios NEGOCIO EDITORIAL

Creuheras y el traslado de Planeta a Madrid: "Ha sido una decisión dolorosa"

El presidente del séptimo grupo editorial del mundo ha insistido en que se ha tomado la decisión "para proteger sus intereses empresariales".

Noticias relacionadas

José Creuheras se ha referido por primera vez a la decisión tomada por Planeta esta semana de trasladar su sede social a Madrid ante la inseguridad jurídica generada por la posible declaración de independencia de Cataluña. El sucesor de José Manuel Lara ha manifestado durante su encuentro anual con la prensa por la entrega del Premio Planeta, que ha sido una decisión "dolorosa", pero necesaria ante la actual situación política.

"Nacimos en 1949 en Barcelona y con mucho esfuerzo hemos conseguido ser el séptimo grupo editorial más importante del mundo. Hemos puesto nuestro grano de arena para que Barcelona sea capital editorial en lengua española. Estamos orgullosos de ser catalanes, españoles y europeos, pero hay unas reglas del juego claras para desarrollar cada proyecto empresarial, y por este motivo, con la intención de proteger nuestros intereses hemos tomado la decisión de trasladar el domicilio social en Madrid", ha indicado .

"Ha sido una decisión dolorosa", ha agregado, pero advirtió que los centros de producción de Planeta seguirán el mismo lugar como Grupo 62, líder en lengua catalana, seguirá en Barcelona.

Respecto del procés ha indicado que "vivimos en una sociedad democrática madura. La democracia fuerte debe ser la base para resolver este conflicto. La situación se debe dialogar con respeto a la ley. Creo que hay un acuerdo sobre la posible creación de una comisión que pueda revisar la Constitución que abre una vía y los políticos deben acudir a este camino ", dijo Creuheras, en la rueda de prensa.

Planeta fue la primera empresa que anunció su salida de Cataluña tras el discurso de Carles Puigdemont ante el Parlament del pasado martes. Según confirmaron a EL ESPAÑOL fuentes de la editorial, la compañía interpretó que el President de la Generalitat realizó una declaración formal de independencia pese a que después se haya suspendido. No obstante, hasta ahora el presidente del grupo José Creuheras no se había pronunciado al respecto.

El lunes Planeta ya había confirmado que cambiaría su sede social a Madrid si es que se producía la independencia por el efecto que podría tener en su negocio un cambio en la institucionalidad de su sede histórica. La empresa tomaba la decisión "ante la inseguridad jurídica que se produciría y para proteger los intereses de sus accionistas y empleados", así como "del proyecto empresarial".

Un movimiento que no ha hecho más que confirmar el camino trazado por su fundador José Manuel Lara Bosch, que siempre fue muy crítico con las voces que pedían la independencia de Cataluña por el impacto social y empresarial que podía tener una medida de estas características.

José Manuel Lara siempre tuvo clara su postura

La última vez que se pronunció formalmente hace cinco años cuando indicó que una eventual independencia sería una muy mala noticia para Cataluña. Después de su muerte en enero de 2015 y en el primer premio Planeta sin su fundador, José Creuheras, su sucesor y su hijo José Lara, vicepresidente de la compañía ratificaron las palabras de Lara: "la posición empresarial es inequívoca al respecto", indicaron.

La salida de Planeta de Barcelona es un duro golpe para el procés, porque al menos nominalmente, Cataluña deja de ser el centro del negocio editorial español. Planeta no solo es la principal editorial de España, sino que también es el séptimo grupo editor del mundo.

Barcelona es la capital de la edición española: produce el 44% de los libros que se editan en castellano en España, unos 27.078 títulos y acumula casi el 51% de la facturación del sector, que en 2016 se tradujo en 1.176 millones de euros, frente a los 981 millones de los sellos de Madrid. Con Planeta en Madrid, este equilibrio cambia radicalmente. Pese a que Planeta ha dicho que este cambio de sede no comportaría movimientos de empleados, en el mediano plazo es evidente que se podría producir un nuevo equilibrio en la producción de sus contenidos.

El séptimo grupo editorial del mundo

Planeta Corporación es probablemente el conglomerado de medios español de mayor facturación con 2.363 millones de euros durante 2015, último ejercicio consolidado remitido por la compañía al Registro Mercantil. Es además el grupo que más factura por publicidad, con unos mil millones anuales, según el informe de 2016 de Arcemedia, i2P, por encima de Mediaset, Prisa, Vocento y Unidad Editorial.

Los libros de Planeta se encuentra en España, Francia, Portugal y Latinoamérica con casi 100 marcas diferentes entre las que encontramos Espasa, Destino, Seix Barral y Temas de Hoy, muchos de ellos sellos emblemáticos de la historia editorial catalana. También son dueños de la mayoría de Atresmedia Corporación, que incluye a Antena 3, La Sexta y Onda Cero. También tienen intereses en prensa a través de La Razón.

La salida de Planeta se suma a la treintena de empresas que en los últimos días han optado por la misma vía ante la incertidumbre jurídica que genera el conflicto con Cataluña. A la decisión de Banco Sabadell del pasado jueves, le siguió Gas Natural Fenosa, Caixabank y Criteria, o Abertis entre otras.