Una manifestación de estibadores en Algeciras, en una imagen de archivo.

Una manifestación de estibadores en Algeciras, en una imagen de archivo. EFE

Macroeconomía

Estibadores y patronal aceptan la propuesta del mediador

Los agentes sociales valoran de forma positiva esta propuesta pero quedan a la espera del desarrollo de la norma que realice el Gobierno.

Estibadores y patronal han aceptado la propuesta del mediador del CES, Marcos Peña, sobre la reforma de la estiba, algo que ya hizo Fomento la semana pasada. Así, el acuerdo entre los tres actores está conseguido y ahora estibadores y patronal están a la espera la nueva propuesta que formule el Gobierno para reformar el sector de la carga y descarga de barcos y dar cumplimiento a la sentencia del TJUE.

En las cartas remitidas al mediador a las que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, los sindicatos de los estibadores (CETM, CCOO y UGT) "valoran positivamente" las consideraciones incluidas en la propuesta de mediación y apuntan que ahora es preciso conocer la propuesta normativa del Gobierno para analizar si, de la combinación de “proyecto normativo del gobierno y negociación colectiva”, puede obtenerse "el resultado que todas las partes decimos perseguir" después de que sindicatos y patronal llegaran a un preacuerdo conjunto hace una semana. Es decir, ejecutar la sentencia del TJUE con la garantía del 100% del empleo del personal actual y con instrumentos de mejora de la productividad.

Por su parte, la patronal Anesco también acepta la propuesta y la vincula, como los estibadores, a que se mantenga el empleo y a que las ayudas propuestas por el Gobierno "sean suficientes".

Dar forma a unos "acuerdos mínimos"

El presidente del CES entregó el jueves a las tres partes en un sobre cerrado su propuesta. El texto de 16 páginas suponía el fin de la mediación "después de 40 días de negociación" y tras constatar que a pesar del "esfuerzo realizado" para alcanzar un acuerdo este, "globalmente no es posible", admite Peña en el documento.

El documento sí que trata -de manera superficial en el texto- los puntos clave: la garantía del 100% del empleo, las ayudas públicas para reconvertir el sector de la estiba y la mejora de la productividad.

Si no se dan forma a esos acuerdos mínimos, insiste el texto, la negociación "corre riesgo de atasco innecesario". Para evitarlo, el mediador trata de garantizar el equilibrio entre la libertad de empresa y "los derechos sociales y los objetivos del empleo".

En este sentido, Peña señala como aspectos esenciales del acuerdo mantener el empleo de los estibadores "con el instrumento legal que se considere suficiente", contribuir a la mejora organizativa del sector "respetando la legalidad vigente" y comprometer la ayuda del Gobierno para "minimizar el daño".

En el documento, el mediador aclara en qué consistirían finalmente esas ayudas destinadas a prejubilaciones y bajas voluntarias. A ellas podrían acogerse los trabajadores a los que resten 60 meses o menos para jubilarse y consistirían en un subsidio equivalente al 70% del salario. Fomento ha cifrado en 120 millones de euros el paquete de ayudas públicas que el Gobierno está dispuesto a conceder para la reconversión del sector de la estiba destinadas a sufragar estas prejubilaciones y bajas para ajustar la plantilla de 6.150 estibadores que actualmente tienen los puertos a las necesidad del sector y su mejora de competitividad tras la reforma.

"Un decreto ley especial"

El Ministerio de Fomento está dispuesto a elevar la propuesta de acuerdo sobre la reforma de la estiba planteada por Peña a "un reglamento o incluso a un decreto ley especial" que en ambos casos colgarían del decreto ley de la reforma.

"Hemos aceptado la propuesta del mediador y nos comprometemos a elevarlo a un rango normativo tal cual está, una norma que en principio podría ser un reglamento, pero incluso también un decreto ley específico, que colgaran del decreto ley", indicó el titular del Departamento, Íñigo de la Serna.

La concreción del instrumento normativo al que el Gobierno se ha manifestado dispuesto a elevar un acuerdo con patronal y sindicatos constituye la principal condición que tanto empresas como trabajadores han planteado para aceptar la propuesta de mediación.

En caso de que finalmente lo instrumentara a través de un decreto ley específico que colgara del decreto que articulara la reforma legal de la actividad de la estiba, atendería a una de las principales reivindicaciones de los sindicatos del gremio.