Puigdemont, Ada Colau (I); Carme Forcadell (2I); y el expresidente catalán Artur Mas.

Puigdemont, Ada Colau (I); Carme Forcadell (2I); y el expresidente catalán Artur Mas. Efe

Macroeconomía

La AIReF advierte que ocho autonomías van camino de incumplir su objetivo de déficit

Cataluña, Castilla-La Mancha, Navarra, Valencia, Aragón, Cantabria, Extremadura y Murcia tienen complicado cerrar el año con un déficit del 0,6%. Las regiones han elaborado sus presupuestos contando con 2.000 millones de financiación no aprobada.

Javier G. Jorrín

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) teme que ocho comunidades autónomas no cumplirán este año con el objetivo de déficit fijado en el Consejo de Política Fiscal y Financiera del 0,6% de su PIB. Para cuatro de ellas, Aragón, Cantabria, Extremadura y Murcia, la Autoridad considera que es muy improbable que cumplan con esta meta, mientras que para las otras cuatro, Cataluña, Castilla-La Mancha, Navarra y Comunidad Valenciana, es improbable. En el extremo opuesto está Canarias, para quien es muy probable cumplir con el objetivo; para Andalucía, Baleares y Galicia es probable y, finalmente, para Asturias, Comunidad de Madrid y La Rioja es factible. Para Castilla y León y País Vasco no hay un pronunciamiento de la AIReF, ya que todavía no tienen presentado ni siquiera un proyecto de presupuestos.

A pesar de que ocho autonomías tienen complicado cumplir con el objetivo, la Autoridad Fiscal cree que el conjunto de comunidades conseguirá cumplir con el objetivo agregado de terminar el año con un déficit del 0,6% del PIB. Con los datos actuales, la AIReF prevé que cierren el año con un desfase de gastos del entorno del 0,7%, muy próximo al 0,6% fijado.

Sin embargo, para que se cumpla es imprescindible que el Gobierno actualice sus transferencias a las comunidades autónomas dentro del marco del sistema de financiación para elevarlas de acuerdo con el incremento de la recaudación. En otras palabras, que reciban más dinero del Estado del que está fijado en la prórroga presupuestaria. Las únicas regiones que han elaborado sus presupuestos con los fondos que ya están aprobados son Canarias y Baleares. El resto de comunidades han elaborado unos presupuestos en los que cuentan con una actualización de los recursos transferidos por el Estado que será superior a la comunicada en octubre tras la prórroga presupuestaria. En concreto, han presupuestado, en conjunto, 2.000 millones más de las entregas a cuenta que están ya aprobadas.

El Gobierno ha repetido en numerosas ocasiones que esta actualización de las entregas a cuenta sólo se aprobará dentro de los Presupuestos Generales del Estado para 2017, por lo que si no se actualizan, no se entregará este dinero a las autonomías. La AIReF considera que si no se aprueban los nuevos Presupuestos, se podrían actualizar las entregas a las autonomías con una ley que modifique la ley de prórroga presupuestaria y así solventarse. Fuentes de la AIReF confían en que "actualización va a haber" ya que "el 2 de febrero se realizó una actualización de los ingresos que podría dar pie a una actualización de los ingresos a entregar a las comunidades autónomas".

Prudencia

Si esta actualización de sus recursos no llega a producirse, la AIReF cree que será improbable que cumplan con el objetivo de déficit del 0,6%, ya que podrían irse hasta el 0,9% del PIB. Por este motivo, la Autoridad recomienda que realicen una "ejecución prudente [del gasto presupuestado] en tanto no se conozca si estas cantidades van a ser objeto de actualización".

Las comunidades autónomas han elaborado sus presupuestos contando con un incremento de sus ingresos del 4% precisamente por haber calculado cuál será la transferencia actualizada del Estado. En cuanto a la evolución de los gastos, las autonomías han presupuestado un incremento del 3%, principalmente por el avance del gasto corriente. La AIReF advierte que podría generarse "alguna tensión en la medida en que este gasto corriente está vinculado a prestación de servicios sanitarios y educativos".

La Autoridad recomienda a todas estas comunidades autónomas que están elaborando (o ya lo han hecho) unos presupuestos contando con esta entregas a cuenta no aprobadas, que establezcan retenciones de crédito correspondientes a estos 2.000 millones de euros hasta que se valide la nueva transferencia. Estas retenciones se realizarían desde las propias comunidades autónomas y sus efectos serían similares a un acuerdo de no disponibilidad, de modo que la región fijaría qué parte del presupuesto no va a ejecutar hasta que llegue esa nueva financiación.