Un viaje del Imserso.

Un viaje del Imserso. EFE

Empresas

Los hoteleros esperan que el Gobierno apruebe los viajes del Imserso antes del fin de semana

Los empresarios hoteleros podrían llevar a cabo una oleada de despidos por la parálisis de la administración. 

Noticias relacionadas

Los hoteleros confían que la adjudicación del programa de vacaciones para mayores del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso), que afecta a unos 900.000 beneficios para el próximo otoño-invierno, se realice antes del fin de semana y no se vea afectado por la paralización administrativa que supone todo el mes de agosto para los servicios centrales de la Administración.

En una rueda de prensa convocada este miércoles en Benidorm a la que han asistido el presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), Juan Molas, el presidente de Hosbec, Toni Mayor y la secretaria general de esta asociación, Nuria Montes, los empresarios hoteleros han manifestado su malestar por una gestión de este asunto que podría ser calificada de "bastante mejorable".

Los hoteleros han recordado la "necesidad imperiosa" de adjudicar este programa con la máxima antelación posible. Lamentan que todas sus recomendaciones han sido desoídas por los responsables del Imserso y denuncian que no sólo se han incumplido todos los plazos sino que "estamos en el escenario de mayor retraso acumulado de la historia del programa".

Por todo ello los hoteleros alertan que las consecuencias pueden ser desastrosas para el empleo y el funcionamiento de los principales destinos turísticos españoles: 350 hoteles, más de 12.000 trabajadores afectados "y 900.000 pensionistas que se encuentran en la incertidumbre absoluta de si podrán o no podrán viajar el próximo invierno".

Se estudian despidos

Las empresas hoteleras podrían estar preparando los planes de contingencia por si el programa de vacaciones no pudiera comenzar en las fechas ordinarias (a partir del 12-15 de octubre).

Estos planes de contingencia pasan por expedientes de regulación temporal de empleo, no renovaciones de contratos temporales, salida anticipada de fijos discontinuos, así como cancelación de pedidos de suministros, alimentos, lo que extenderá más allá de los propios hoteles los efectos perjudiciales de estos retrasos.

Los hoteleros han recordado que la administración debe ser "extremadamente diligente" en estos temas tan trascendentales y han anunciado ya que es su intención que este programa se ejecute sólo por las dos primeras anualidades mientras se diseña un nuevo concurso que lleve a la modernización y actualización de su estructura y que permita que los hoteles trabajen con el mejor equilibrio de costes/ingresos.