La central térmica de Meirama (A Coruña).

La central térmica de Meirama (A Coruña). Naturgy

Empresas

UGT exige a Naturgy un plan para evitar que el cierre de las centrales destruya empleo

En concreto, se trata de las centrales térmicas que Naturgy tiene en Narcea (Asturias), Meirama (Galicia) y La Robla (Castilla y León).

Noticias relacionadas

UGT-FICA ha exigido a Naturgy que presente planes de acompañamiento dirigidos a evitar la pérdida de cerca de 250 empleos directos y más de 700 indirectos y del tejido industrial de las zonas afectadas, en caso de que finalmente de lleve a cabo el cierre de las centrales térmicas.

El secretario general de la sección de Industria, Construcción y Agro de UGT, Pedro Hojas, ha anunciado que va a solicitar una reunión "urgente" a la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, con el fin de trasladarle la "inquietud" del sindicato ante el cierre de las centrales.

En concreto, se trata de las centrales térmicas que Naturgy tiene en Narcea (Asturias), Meirama (Galicia) y La Robla (Castilla y León), cuyo cierre tendría "consecuencias negativas para el empleo y el tejido industrial de las comarcas afectadas".

En una reunión mantenida este martes con la sección sindical estatal de UGT en Naturgy, Hojas reiterado la posición de la federación en la defensa del mantenimiento de la actividad de las plantas térmicas y de los puestos de trabajo, así como "del futuro de pueblos enteros y comarcas", que, sin estas centrales, considera "están abocadas al empobrecimiento y a la despoblación".

Por ello, ha insistido en la necesidad de alcanzar un Plan Energético Nacional, con la participación de todos los agentes directamente implicados --administraciones públicas, partidos políticos, sectores económicos y sindicatos--, en el que se defina un 'mix' energético para los próximos años que pueda contribuir a conseguir una transición energética "justa, equilibrada y socialmente responsable, en sintonía con las exigencias de la Unión Europea".

El anuncio del cierre de las tres centrales es posterior a la finalización del proceso de adecuación de la central térmica de La Robla a los requisitos sobre emisiones de dióxido de carbono (CO2) exigidos por la UE para poder seguir funcionando y de la adecuación en un 90% de la central de Narcea.

A pesar de estas inversiones, el sindicato cuestiona a Naturgy por mantener el cierre de las tres centrales térmicas "sin haber presentado hasta la fecha ninguna alternativa industrial que palíe los efectos negativos de estos cierres".