Empresas BOLSA

Menos deuda y más pedidos extranjeros: la nueva vida de las constructoras

Tras unos años muy complicados provocados por la crisis financiera que comenzó en 2008 las grandes compañías cotizadas de construcción y servicios (ACS, Ferrovial, Acciona, FCC, Sacyr y OHL) encararon la actual década con unos objetivos comunes: intensificar su negocio fuera de España y reducir sus niveles de deuda.

El análisis de los resultados hasta junio de 2018 de las seis grandes señala que están cumpliendo estos objetivos con nota. El conjunto de estas empresas ha conseguido reducir su deuda más de un 15% en comparación a junio de 2017. Una reducción que supone pasar de los 19.823 millones de euros que acumulaban entre todas en el primer semestre de 2017 a los 16.843 millones de euros a mediados de 2018.

Una labor donde destaca especialmente ACS que ha dejado su deuda en este semestre en 58 millones de euros frente a los 1.654 millones del mismo periodo del año pasado. Una cifra que le convierte en una de las empresas menos endeudadas del sector a nivel mundial.

Una labor donde destaca sobremanera ACS que ha dejado su deuda en este semestre en 58 millones de euros frente a los 1.654 millones del mismo periodo del año pasado

Acciona por su parte también ha realizado un notable esfuerzo en este semestre pasando de 5.571 millones de euros de deuda en junio de 2017 a 4.612 millones, un 18% menos.

Del mismo modo, OHL pese haberse anotado un primer semestre del año muy complicado, ha dejado su deuda en junio del actual ejercicio en 709,7 millones de euros  un 53% menos que los 1.389 de junio de 2017 gracias a la venta de OHL Concesiones a IFM.

FCC por su parte, acumula 3.836 millones de euros de deuda al cierre del primer semestre de 2018. Este importe supone una reducción del 2% respecto al mismo mes de 2017, donde se anotaba 3.913 millones de euros.

En el caso de Ferrovial, terminó el pasado mes de junio con una deuda de 3.909 millones de euros frente a los 4.310 millones de euros de junio 2017.

Sacyr pasó de 2.986 millones de euros en junio de 2017 a 3.719 millones en el mismo mes de 2018. La compañía señaló que el crecimiento de la deuda se debe fundamentalmente al gran esfuerzo inversor en el negocio concesional.

Cartera de pedidos con acento extranjero

La cartera de pedidos de las compañías de construcción y servicios también ha vivido un semestre muy positivo con un aumento en su conjunto superior al 8%.

Esta subida deja la cartera de las seis grandes en los 196.740 millones de euros. Una cifra que demuestra la posición de privilegio del sector, ya que representa cerca del 17% del PIB español de 2017. Pese a que es complicado realizar una foto fija de este indicador por la fluctuación de las divisas, cabe destacar que el 70% de esta futura carga de trabajo vendrá de contratos localizados fuera de España.

En esta parcela también destaca ACS. Su cartera de pedidos llega a los 69.728 millones de euros de euros, lo que supone un aumento del 7% respecto a la cartera con la que contaba en el primer semestre del año 2017. El 89 % de su cartera viene de contratos extranjeros.

Por su parte, Sacyr consigue una cartera de 42.000 millones de euros gracias a haber captado casi 12.000 millones de euros más que el mismo semestre del ejercicio anterior, cerca de un 40% más que en 2017, lo que la coloca como la compañía de este grupo que más aumentó su cartera en este periodo. En lo que respecta al origen de esta futura carga de trabajo, un 71% no procede de España

A finales del primer semestre de 2018, FCC contaba con 30.089 millones de euros en su cartera de pedidos. Un aumento del 2,4% si se compara con los 29.377 millones de euros que tenía en junio de 2017. El 49% de estos contratos tiene su origen fuera de España.

A finales del primer semestre de 2018 FCC contaba con 30.089 millones de euros en su cartera de pedidos

Ferrovial contaba a finales de junio de 2018 con una cartera en 30.174 millones de euros de euros. Cifra algo menor a los 31.600 millones conseguidos en los seis primeros meses de 2017. Se repite el patrón: el 80% de la futura carga de trabajo de la compañía se realizará en el extranjero.

En el caso de Acciona, la cartera de lo que la compañía define como infraestructuras (construcción, industrial, agua y servicios) asciende a 18.205 millones de euros al terminar el primer semestre del año. Un retroceso del 3,3% respecto al mismo periodo del año pasado. El gran peso nacional de los contratos de la división de agua de la compañía hace que sólo el 37,8% de su cartera provenga de fuera de España.

Por último, OHL terminó el primer semestre de 2018 con una cartera valorada en 6.422 millones de euros. Una cifra ligeramente inferior a los 6.460 millones con los que cerró 2017. El 80% de esta cartera proviene del extranjero.

En suma, vemos un sector más saneado e internacional que nunca. Sólo le queda mantener el mismo camino que hasta ahora.