La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, con la cartera de la que es titular.

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, con la cartera de la que es titular. EFE

Empresas

Los cinco retos de Teresa Ribera como ministra de Transición Ecológica

La Ministra se enfrenta al desafío de reducir emisiones de CO2 y mantener la competitividad de la economía.

Ainhoa Murga Ainhoa Iriberri

Pedro Sánchez ha diseñado un ministerio al servicio del cuidado del medio ambiente que ha puesto en manos de Teresa Ribera. Es por ello que su gran reto es la Transición Energética, la necesidad de reducir emisiones de CO2 y mantener la economía competitiva. Para ello deberán afrontar el cierre de las centrales nucleares y de carbón, eliminar barreras para fomentar el autoconsumo eléctrico y plantear un cambio de la fiscalidad energética.

Ley contra el cambio climático

No todo han de ser buenas intenciones y los socialistas ya pusieron de manifiesto la última vez que gobernaron que había que desarrollar una ley contra el cambio climático. Ribera será la encargada de negociar con los partidos la norma que permita a España cumplir con sus compromisos internacionales en la lucha contra el calentamiento global, como los asumidos con la firma del Acuerdo de París.

Avanzar hacia un modelo energético más diverso

La nueva ministra dijo recientemente en una entrevista en la Ser: "Lo más difícil es salir de un modelo donde hay una serie de inversiones y puestos creados, hacia otro modelo energético mucho más plural, diverso, positivo", Para Ribera, esta diversidad ha de verse reflejada tanto en el impacto en salud como en los costes, aunque reconoce que es un reto complicado

Calendario de cierre de nucleares y carbón

El PSOE apuesta abiertamente por apagar todo el carbón para el año 2025, aunque hay fractura interna con los presidentes socialistas de comunidades donde aún esta actividad tiene peso, como Asturias. Los socialistas defienden reemplazar esta generación eléctrica y la que hace la nuclear por energías renovables. El desafío será plantear un cierre ordenado de ambas tecnologías.

Eliminar barreras para fomentar el autoconsumo eléctrico

Sánchez ya avanzó su intención de derogar el ‘impuesto al sol’. Lo puso como ejemplo de las medidas que han generado amplios consensos parlamentarios y que “merece la pena explorar”. El Presidente de Gobierno se refiere a la proposición de ley de medidas urgentes de fomento del autoconsumo eléctrico que se presentó a principios de 2017 con el apoyo de todos los partidos, menos el PP, para eliminar el peaje de respaldo que se cobra a estas instalaciones.

Plantear un cambio de la fiscalidad energética

El Ejecutivo de Sánchez deberá plantearse si modifica la fiscalidad para adaptarse al principio de ‘quien contamina, paga’. Los expertos proponen, por un lado, crear un impuesto sobre la emisión de CO2 y aumentar los tributos que ya cargan el uso del diésel, la gasolina y el gas natural; por otro, eliminar del recibo de la luz los conceptos que no tienen relación directa con la generación de electricidad.