IFEMA  acoge la decimocuarta edición de OMExpo

IFEMA acoge la decimocuarta edición de OMExpo E.E.

Empresas E-COMMERCE

Con móvil y a lo loco: la revolución del e-commerce a través de 5 pulgadas

  • En España el comercio electrónico generó una facturación de 25.354 millones en 2017, un 22,2 % más que el año anterior.
  •  

Los bolsillos de los pantalones a rebosar. Llaves, un teléfono con un grosor similar al de una buena hamburguesa de cuarto de libra y una cartera que no cierra por culpa de tanta tarjeta. De crédito, de débito, de descuento del supermercado, de la gasolinera o de la tienda de ropa que tanto te gusta(ba).

Esta era una de las escenas que se repetía cada día hace poco más de diez años. Y qué incordio, ¿verdad? En pleno año 2018, nuestra cartera tiene menos tarjetas y nuestro teléfono -o mejor dicho smartphone- está a rebosar de app que nos facilitan la vida. A escasos cinco movimientos con nuestro dedo pulgar. Por ello, el comercio ha cambiado y va a cambiar. Y tanto.

“Vengo a IFEMA porque no puedo quedarme atrás con las grandes firmas de moda porque ellos tienen su propia tecnología y logística y el pequeño comercio tiene que reinventarse”. Quien pronuncia estas palabras es Soraya, hija de la dueña de una tienda de moda de Talavera de la Reina. Y es que durante OMExpo, la feria de e-commerce que se ha organizado en Madrid durante el 25 y el 26 de abril, las grandes compañías y pequeños empresarios se reúnen para estrechar lazos y llevarse una buena red de contactos para no perder el enésimo último tren de la revolución tecnológica.

Cuando a Soraya se le pregunta que necesita su empresa, ella lo tiene claro: “Quiero que en mi tienda los clientes no tengan que abrir la cartera o el bolso para buscar dinero. El teléfono es parte de nuestras vida”. Por eso, espera a ser atendida en el stand de Bizum, una de las compañías que mejor ha reflejado en España la transferencia monetaria entre dispositivos. Esta compañía está asociada con los principales bancos de nuestro país para que sus clientes se hagan transferencias instantáneas. La herramienta no ha parado de crecer. En su haber tiene ya más de 1,5 millones de usuarios únicos y el 55% de ellos la ha utilizado en la última semana.

Pero aún hay más. Que el dinero se mueve a velocidad de un rayo a través de Internet basta con mirar sus datos. 300 millones de euros se han intercambiado sus usuarios, con una cifra media de 50 euros. Ahora va a dar un paso más y ya trabaja con su primera empresa piloto en la que se podrá pagar a través de la plataforma. Y Soraya, encantada.

La nube y la logística, invitadas estrellas

A primera hora de la mañana, el goteo de personas interesadas en el nuevo rumbo al que se dirige el sector es incesante. Cientos de personas se reúnen y entablan conversaciones tanto con startups como empresas contrastadas.

Una de ellas es Correos, que cuenta con hasta tres stands. Uno de información, otro de logística y otra de e-commerce. “La percepción que tienen nuestros abuelos con la que tendrán nuestros hijos de esta empresa no tendrá nada que ver”, explican a EL ESPAÑOL desde la compañía. “La entrega de cartas era lo más importante, pero cuando apareció Internet la paquetería adquirió importancia. En pleno 2018, la compañía tiene que ser una referencia y los servicios son mucho mayores”, recalcan.

Correos quiere llevar los paquetes en tiempo récord, tal y como ya amenaza El Corte Inglés o Amazon, pero también quiere ser el proveedor de la pequeña y mediana empresa en servicio tecnológico. La compañía ha creado Comandia, un espacio de asesoramiento para crear tu propia app, página web, tienda online o marketplace. “Está enfocado para la pequeña y mediana empresa, para que tenga su propio espacio y puedan estar dentro de este mundo tan competitivo”.

Otra de las empresas contrastadas de la tecnología es IBM. ”Con el actual e imparable avance del e-commerce y la inteligencia artificial, las empresas quieren rentabilizar y obtener retorno de esas nuevas capacidades para humanizar al máximo la relación de sus clientes”, señalan a este periódico.

Para ello, según la compañía existen tres dimensiones que se deben cumplir para alcanzar los objetivos. El primero de ellos es “la percepción y captura del contexto omnicanal del cliente”, el segundo el “modelado y accionamiento en tiempo real de dicho contexto”. Por otra parte, también aluden a la importancia de las “emociones y sentimientos de los clientes” para poder analizarlo completamente.

Como se mencionaba antes, en OMExpo la inteligencia artificial ha sido una de las grandes invitadas. Atraer al cliente a través de una gafas de realidad virtual, aplicaciones que te permiten ponerte unos zapatos o una prenda de ropa sin necesidad de probártela será la constante más repetida dentro de unos pocos meses. Porque el teléfono móvil vuelve a ser imprescindible. Una de las empresas que ofrece estos servicios es Virtual Voyager, que ve en este sector una inmejorable oportunidad para mostrar la fortaleza del comercio electrónico.

La banca también quiere estar dentro

Si Bizum ha conectado a usuarios entre sí para buscar intercambio de dinero, otras empresas como Afinia busca relacionar las entidades bancarias con otras empresas para que todos salgan ganando en el e-commerce. Esta startup pretende una conexión directa entre partners y bancos. “Queremos que si una web especializada ofrece información sobre productos financieros, la banca y los empresarios tengan un lazo para interconectarse”, aseguran a EL ESPAÑOL desde Afinia.

La relación entre cliente y empresa también es primordial para otro de los stands donde la actividad es incesante. Gestoy, bajo el lema ' conectamos empresas y clientes', irrumpe en el sector con la clara idea de “acercar todo lo posible a ambas partes porque si no existe cercanía y fidelidad entre ellos, no estaríamos donde estamos”. Esta empresa ofrece soluciones para las compañías como gestión de datos, avisos de proveedores, almacenamiento de datos o espacios de reuniones, “Queremos ser el asistente perfecto”, explican. Pero el cliente también tiene facilidades: calendarios, presupuestos o almacenar facturas son algunas de las posibilidades que tienen los usuarios que se descargan su app.

Un sector imparable

En España el comercio electrónico generó una facturación de 25.354 millones en 2017, un 22,2 % más que en 2016, año en el que el crecimiento contabilizado había sido del 27,5%, según el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información.

Por eso, este sector es imparable y el teléfono es la cajón de sastre que cada uno de los usuarios deben tener cerca. Y de paso, tener los bolsillos vacíos, metafóricamente hablando.