La sede de Euskaltel.

La sede de Euskaltel.

Empresas

Euskaltel gana un 20% menos mientras la acción sigue por los suelos

La facturación alcanzó los 622,2 millones, lo que supone un alza del 8,6%, y el Ebitda ajustado se situó en 306,9 millones.

Noticias relacionadas

Euskaltel cerró el ejercicio 2017 con un beneficio neto de 49,6 millones de euros, un 20,3% menos que en el año anterior, a pesar de que la adquisición de Telecable disparó otros conceptos.

La facturación alcanzó los 622,2 millones, lo que supone un alza del 8,6%, y el Ebitda ajustado se situó en 306,9 millones, con un margen del 49,3%, uno de los mejores de la industria.

El operador vasco se felicitó por el despliegue de un nuevo deco 4K basado en Android que se integra con Netflix, si bien la compañía ha eliminado la opción de videoclub de la que disponía hasta ahora.

Aunque el porcentaje de clientes capaces de acceder a velocidades de entre 50 y 200Mbps se mantuvo en el 63%, la compañía tiene ya muchos más clientes por encima de 200Mbps, en concreto un 22%. El número de abonados con menos de 50Mbps es sólo del 15%, frente al 26% del año anterior.

La compañía destaca su fuerte crecimiento en el sector de empresas, que se incrementaron "por primera vez en años".

Crecimiento de clientes moderado

El objetivo de la compañía en crecimiento de clientes es muy moderado. De aquí a 2022 pretenden ser capaces de acceder sólo a medio millón más de clientes, un 25% más, la mayor parte a través de acceso indirecto a redes de sus competidores. Su despliegue propio se reducirá a 150.000 clientes en Navarra y 80.000 en sus territorios actuales.

La 'teleco' vasca lamentó que las eficiencias de costes obtenidas en 2017 se las comieron "el impacto en ingresos del contrato del Gobierno Vasco y la inflación en costes de Telecable. En toodo caso, se produjo una mejora del 1% en los costes proforma a pesar de la tasa de RTVE y la inflación de costes en Telecable por el fútbol y los costes de interconexión móvil.

Está por ver cómo afectan estos resultados a la acción de la compañía, que cotiza por debajo de los 7 euros, cerca de los mínimos de los últimos años y que no consigue levantar el vuelo.