Un trabajador de Amazon en una de las plantas

Un trabajador de Amazon en una de las plantas

Empresas DISTRIBUCIÓN

Los empleados desnudan a Amazon: estrés, presiones y miedo a perder el empleo

Cerca de la mitad de los contratos en San Fernando de Henares son temporales. 

Amazon sigue siendo imparable. Las ventas, las ganancias y la capitalización bursátil continúan creciendo al ritmo de los paquetes que salen de sus centros logísticos. La compañía dirigida por Jeff Bezos ganó un 147% más en todo el mundo, lo que se traduce en un saldo positivo de 1.856 millones de dólares en todo el mundo. A su vez, acumula en su hucha casi 6.500 millones de dólares.

En España, la tecnológica también presentó unas cifras con signo positivo. Las cuatro filiales del gigante del comercio 'online' que mantiene dentro de nuestras fronteras pasaron de facturar 54,7 millones a 110,6 millones de euros en el último trimestre.

El nivel de pedidos, por tanto, es abrumador y para que los usuarios reciban a tiempo y en perfectas condiciones, los empleados de Amazon argumentan tener un nivel y una carga de trabajo “estresante”. Imanol (nombre ficticio) tilda de “agotadoras” las jornadas de ocho horas tras los muros de los centros neurálgicos de la todopoderosa compañía.

Actualmente, Amazon posee casi 2.000 personas con contrato indefinido repartidas por toda la geografía española. A estos trabajadores también hay que sumarle la gran cantidad de empleados con un contrato temporal a través de una ETT. “Vienes al trabajo sin saber si al día siguiente no vas a volver, con una presión brutal por si no llegas al objetivo semanal”, indica Julia (nombre ficticio), trabajadora de la empresa.

El gigante tecnológico cuenta con varias sedes logísticas. Funcionan de manera similar. La nave queda partida en dos: La división de entrada (productos que ingresan para ser vendidos) y la división de salida (pedidos que van a enviarse a los clientes).

Los empleados trabajan cuarenta horas por semana en horarios de ocho horas diarias. Aunque por razones de ajustes “se suele trabajar a veces seis días a la semana y luego a la siguiente, cuatro días”, señalan los trabajadores con los que ha podido contactar EL ESPAÑOL. Dependiendo de la división -entrada o salida- el horario puede ser nocturno. El área del envío de paquetes a los clientes no cierra durante las 24 horas y se realizan diferentes turnos. En el caso de área de recibo de mercancía, dependendiendo de si son fechas señaladas como Navidad o Black Friday y de la carga de trabajo que haya en esos momentos, también se abre la posibilidad de hacer turno de noche.

Control informatizado

“Al entrar a la planta estás totalmente controlado. Los jefes saben el tiempo que tardas en colocar la mercancía de un punto a otro”, cuenta Imanol. Pero “no es lo único”, se lamenta. “Te vigilan hasta la velocidad con la que trabajas”, relata. Para Amazon también resulta fundamental la productividad. Los trabajadores tienen que cumplir con un número de paquetes en su horario de trabajo. “Te dan baremos. No es lo mismo empaquetar o distribuir cafeteras que una carátula de un disco”, relata Julia. Los trabajadores de los centros de distribución consultados por EL ESPAÑOL indican que de media tienen que resolver unos “400 productos a la hora”.

Esta productividad resulta clave para que Amazon pueda entregar los pedidos a los clientes que han comprado. “Si vas mal, un encargado se acerca y te dice que aprietes, que vas mal”, recalca Julia.

“Tienes una exigencia bestial, es agotador. Yo he llegado a ver que en las ‘pistolas’ de ‘tickar’ había una barrita en la que indicaba cual era tu objetivo diario, esto te genera cierto estrés porque ves que no llegas”, prosigue Imanol.

Amazon se refuerza en su versión de la productividad y los datos. Según indican fuentes de la compañía a este medio, “Amazon es una empresa que se basa en los datos: esta es una de las claves mediante la cual nos aseguramos de brindar un excelente servicio a nuestros clientes. Como la mayoría de compañías, tenemos ciertas expectativas con respecto al desempeño de los empleados. Esos objetivos de productividad se establecen de forma imparcial, en función de los niveles de rendimiento previos de la plantilla y son evaluados durante un largo período de tiempo. La gran mayoría de nuestros trabajadores tienen un desempeño satisfactorio”.

Porcentajes en las plantas

Números. Las plantas de Amazon son números. Pero no del todo exactos. La tecnológica se mueve por porcentajes. Los trabajadores no saben el número de paquetes que han embalado o depositado en sus pertinentes contenedores “salvo que tengas una cabeza privilegiada y los cuentes de memoria”, explican los trabajadores de Amazon a EL ESPAÑOL. El sistema con el que se trabaja es simple. Se dan datos, pero se disfrazan con porcentajes. Así cada empleado no puede saber si está cumpliendo con los requisitos mínimos diarios. “Sólo si vas mal te lo hacen saber”, arguyen las personas consultadas.

Una vez por semana, los jefes de Amazon “si ellos quieren y lo deciden” reportan un informe de la productividad de la planta. “Suelen hacerla oficial cuando la cosa está ajustada o cuando han sido malos datos”, puntualizan.

El miedo a no trabajar el día siguiente

Según datos del comité de empresa de la planta de San Fernando de Henares (Madrid) existen 1.000 contratos temporales por unos 1.100 indefinidos. La incertidumbre a no volver al día siguiente es uno de los miedos que cohabitan junto a los paquetes en los largos pasillos de la nave de Amazon. “Muchos de los trabajadores no sabemos si vamos a volver a trabajar. Los contratos son de pocos días”, cuentan a este medio.

Según los sindicatos consultados  la precarización es una de las constantes en las plantas del gigante de la distribución, y más aún en la de San Fernando. “Al tener contratos que duran días, es fácil reemplazar a los trabajadores que ellos creen que no son lo suficientemente productivos”, explican.

Día de la pizza

Pero Amazon busca que reine un ambiente de cordialidad y un clima agradable para desarrollar el trabajo. “Una vez cada cierto tiempo, se nos informa que es el día de la pizza, o del perrito y nos invitan a comer, merendar o cenar. Dependiendo del horario que se tenga”.

Desde Amazon recalcan que “la compañía es un excelente lugar para trabajar, no solo porque ofrecemos atractivos salarios y completos paquetes de beneficios, así como oportunidades de progresión profesional, sino también porque nos comprometemos a garantizar un entorno agradable y divertido en todos nuestros centros”.