Era habitual ver a Shin-Chan, que vivía en Japón, comiendo fideos.

Era habitual ver a Shin-Chan, que vivía en Japón, comiendo fideos.

Empresas Distribución

Yakisoba, Fusian y Soba: guerra de palillos en plena fiebre del fideo oriental

Yatekomo (Gallina Blanca) ostenta el liderazgo, pero fue Maggi quien lanzó los noodles hace 22 años.

Es la comida rápida de moda. Las marcas saben que triunfa entre los más jóvenes y luchan por conseguir cada vez más cuota de mercado con los diferentes productos que lanzan. Decenas de recetas de fideos orientales (noodles) que solo necesitan agua caliente durante unos minutos. Pero, ¿qué compañías son las que están jugando en esta liga en España?

El liderazgo lo ostenta Gallina Blanca (GB Foods) con Yatekomo. Según sus cálculos, el producto tiene el 60% de la cuota de mercado, y se han vendido más de 100 millones de unidades desde que nació en 2013 “para llegar al público más joven que dispone de poco tiempo y quiere probar nuevos sabores”, apuntan desde la compañía. Su cifra de ventas bebe de una distribución del 100% -se puede encontrar en todos los supermercados- y, además, a bordo de los aviones de Iberia y Vueling y en los trenes AVE.

La gama de productos Yatekomo de Gallina Blanca.

La gama de productos Yatekomo de Gallina Blanca.

Lo cierto es que el producto de Gallina Blanca no ha pasado desapercibido en el sector. Al comienzo, formó parte del top ten de productos innovadores de la consultora Kantar Worldpanel. Y en 2016, la variedad de Yatekomo Yakisoba fue nombrada producto del año. También el año pasado se llevó el Premio a la Innovación de Carrefour en la categoría de jóvenes.

Pero Gallina Blanca no ha sido la única que ha sabido aprovechar esta ola para subirse a ella. Destaca el caso de Maggi (Nestlé), que ya hace más de 20 años, en 1995, lanzó al mercado los fideos orientales, los noodles de Maggi. No fue hasta 2006 cuando comenzó a crecer de una manera más acuciante, debido a “la tendencia de consumo del mundo oriental”, indican a este periódico desde la marca. Después, en 2008, lanzó la gama "premium" de noodles en bolsa, la receta de yakisoba. En 2016 bautizó como Fusian a toda su gama de noodles, compuesta por once recetas.

Algunos de los productos de Maggi.

Algunos de los productos de Maggi.

A pesar de que Yatekomo ha sobrepasado a Fusian en muy poco tiempo, desde Maggi presumen de que sigue siendo “líder del mercado de bolsa”, no del formato vaso, donde sí que destacan sus competidores y que es clave para entender el triunfo del producto.

Pastas Gallo se lanza con una alianza a lo grande

Teniendo en cuenta el triunfo del producto en España de la mano de compañías como Gallina Blanca y Maggi, Pastas Gallo no quiso quedarse al margen, pero se aseguró la reputación suficiente antes de sacar el producto al mercado. ¿Cómo? Aliándose con la compañía japonesa a la que se le atribuye la invención de los noodles instantáneos.

Así, en 2015, Pastas Gallo se alió con la multinacional Nissin para comercializar juntos Soba Gallo Nissin, su gama de fideos orientales en formato vaso. Pastas Gallo trata de entrar así con fuerza en el mercado de este producto, aunque todavía esté detrás de Yatekomo.

La gama de noodles Soba Gallo Nissin.

La gama de noodles Soba Gallo Nissin.

De hecho, se considera que el fundador de Nissin, Momofuku Ando, fue el inventor de los noodles instantáneos en 1958, y, además, el primero en presentarlos en formato vaso en 1971. La compañía japonesa factura alrededor de 3.000 millones de euros anuales.

El 'boom' a partir de 2013

El triunfo de estos fideos instantáneos es tal que, desde 2011, su consumo ha aumentado más del doble. Según datos facilitados por la consultora Kantar Worldpanel, mientras en 2011 consumían noodles un 13,1% de los hogares españoles, la cifra ha llegado hasta el 31,3% en 2016.

El 'boom' del consumo se da, sobre todo, a partir de 2013. La razón, la llegada al mercado de Yatekomo con el formato vaso, que facilita aún más el consumo de los noodles porque no se necesita ningún utensilio para cocinarlo, solo agua caliente. De ahí su triunfo indiscutible entre los más jóvenes que cuentan con poco tiempo para cocinar pero que quieren probar cosas distintas.

En los dos últimos años la compra de fideos orientales se ha estabilizado en los hogares españoles debido, en gran parte, "a la no innovación". Es decir, a que no se han lanzado productos nuevos. ¿Quedará sitio para novedades?