Francisco Reynés, CEO de Abertis

Francisco Reynés, CEO de Abertis

Empresas

Los inversores apuestan por un incremento del 3% en la OPA sobre Abertis

Septiembre será un mes clave en el futuro de la concesionaria de autopistas. 

“Los inversores califican insuficiente el precio de la OPA lanzada por Atlantia sobre Abertis”. Así de categórico se muestra el analista de Blackbird, Marc Ribes, después de que los títulos de la compañía de infraestructuras hayan tocado máximos históricos en los últimos días (17,04 euros). Un precio que supone un 3% por encima de la cantidad ofrecida por los italianos de 16,5 euros. Es decir, valora la compañía en unos 16.500 millones de euros.

Ese alza de los -que alcanza el 3,3% desde el 15 de mayo cuando se hizo oficial el interés- demuestra que para los inversores la oferta lanzada por la familia Benetton es baja, y a juicio de Ribes, se tendrán que ver obligados a incrementarla porque “en este momento no hay ningún aliciente” para acudir. Es decir, que se apuesta decididamente a que haya una mejora, por mucho que el grupo italiano haya repetido por activa y por pasiva que no tiene pensado tocar las condiciones ofrecidas.

Sin embargo, la entrada en escena del grupo ACS que estudia una contraopa, puede hacer que se derive en una guerra de precios. Por ahora no se conoce qué puede suceder, dado que en los cuarteles generales de Florentino Pérez todo se mueve con gran sigilo. Parece que está en busca de socios que le permitan afrontar con garantías una operación que tiene “sentido táctico y estratégico para consolidarla como una de las más importantes del mundo en su sector”, sentencia Ribes.

La principal preocupación que hay entre los inversores es el elevado endeudamiento en el que ACS podría incurrir en caso de hacer la oferta en solitario; de ahí que se especule -incluso- con la posibilidad de que el grupo esté en contacto con fondos de origen chino que le acompañen en la operación. Unas dudas que se trasladan también a la cotización de la constructora que ha visto cómo desde el 20 de julio sus acciones han caído un 8% hasta los 32,01 euros. Una situación que para los analistas de Blackbird supone una oportunidad de compra, dado el potencial que observan en la constructora. Un descenso que viene motivado, en parte, por la crisis bursátil del Brexit y los movimientos propios de un proceso corporativo. 

La italiana también en máximos

Mucho mejor le van las cosas a Atlantia que, al igual que Abertis, ha visto a sus títulos situarse en máximos (al cierre de este lunes 26,81 euros). Señal de que el mercado valora positivamente su intención de hacerse con la española; sin embargo, en caso de que ACS decidiera adentrarse en una guerra de precios o si, finalmente, se ve obligada a subir su oferta, podría suponer un cierto varapalo para los actuales titulares de acciones de la compañía.

Un escenario más que probable, según los analistas consultados por EL ESPAÑOL, que explican que hay varios factores que influyen en ello. El primero, los últimos movimientos de Abertis, que ha conseguido incorporar a su perímetro concesiones y ha realizado movimientos corporativos por valor de 1.200 millones que los italianos no han tenido en cuenta en su estudio de valoración de la compañía.

De hecho, tal y como hemos contado en EL ESPAÑOL, aunque en este momento Abertis no puede efectuar grandes movimientos corporativos -más allá de los que estuvieran ya en marcha con anterioridad a la oferta- sí que los gestores de la catalana tienen opciones para incrementar su valor. En concreto, a través de cualquiera de sus participadas.

Es el caso, por ejemplo, de Cellnex Telecom que, hoy mismo, se ha hecho con Alticom por 133 millones de euros. De este modo, su participada (con el 34%) serviría para ‘forzar’ a cualquier de los posibles ofertantes a subir el precio por el incremento de valor de la filial.