Sacha Michaud y Oscar Pierre, cofundadores de Glovo.

Sacha Michaud y Oscar Pierre, cofundadores de Glovo. Glovo

Empresas Empresas tecnológicas

Glovo negocia una ronda de unos 20 millones para pisar el acelerador

La operación llega después de convertirse en el socio logístico del gigante McDonald´s. Rakuten, entre los posibles inversores.

Más madera para Glovo. La compañía de recados a domicilio está ultimando el cierre de una ronda de financiación de unos 20 millones de euros. El objetivo: pisar el acelerador con su modelo de plataforma de ‘recaderos’ bajo demanda con la que está presente en España, Italia y Francia. Con estas cifras, se convertirá en una de las grandes operaciones de inversión del sector ‘startup’ en España en este año.

Varias fuentes conocedoras de la operación aseguran que se encuentra en las últimas fases y se espera que esté lista en las próximas semanas. Será la tercera gran inyección que cierra la compañía en apenas dos años, después de recibir 7 millones de euros en otras dos ampliaciones de capital.

¿Quiénes son los nuevos inversores? Según varios inversores actuales consultados por EL ESPAÑOL, que han preferido mantenerse en el anonimato por ser una operación confidencial, se trata de fondos importantes de mercados como el europeo o el estadounidense. Aún no se han cerrado los participantes.

Entre las firmas con altas posibilidades de tomar parte en la ampliación, según fuentes conocedoras de la operación, se encuentra Rakuten, el gigante japonés del comercio electrónico que ha liderado las dos últimas ampliaciones de capital en la española Cabify.

Desde la empresa descartan hacer cualquier tipo de declaración sobre esta ronda, la cual no está aún firmada, por lo que tampoco está cerrada la cantidad definitiva. Se deben cerrar todos los flecos y repartos accionariales en una compañía que hoy cuenta con fondos destacados como Antai Ventures (creada por los cofundadores de Wallapop, Miguel Vicente y Gerard Olivé), Seaya Ventures (Cabify, HundredRooms), Bonsai Ventures (Tuenti, Infojobs, Cornerjob, Wallapop, Softonic) e inversores particulares como Bernardo Hernández (exGoogle y Yahoo y socio de e-Ventures), Félix Ruiz (Jobandtalent) y Zaryn Dentzel (exCEO de Tuenti). Es habitual que en grandes inyecciones de capital con fondos internacionales se complete la salida (total o parcial) de algunos de los inversores más pequeños e iniciales.

Tras el acuerdo con McDonald´s

La operación llega unos meses después de que Glovo se convirtiera en el socio estratégico de la cadena líder de comida rápida, McDonald´s, para llevar a cabo la entrega a domicilio de sus pedidos en las grandes ciudades españolas.

Según ha podido conocer EL ESPAÑOL, el acuerdo no sólo contempla el cobro, por parte de Glovo, de 1,90 euros en cada uno de los envíos (cobrados al cliente) sino que también reciben una comisión por parte de la cadena de comida rápida.

Arrancó con presencia en Madrid y Barcelona. Y ya está presente también en ciudades como Sevilla, Valencia y Málaga

Las cifras

Glovo inició su andadura en el año 2015. El primer pedido entró en el mes de marzo de ese año. Hoy está presente, según sus propias cifras, en 10 ciudades de tres países (Italia, Francia y España).

¿Su modelo de negocio? Se basa en el cobro de una comisión cobrada a cada uno de los miles de restaurantes y establecimientos que tienen como ‘socios’ (principal línea de ingresos) y otra por el envío. En el año 2015, su primer ejercicio de actividad y último del que hay cuentas disponibles en el Registro Mercantil, logró unos ingresos de algo más de 100.000 euros.

En un artículo publicado en enero, uno de los cofundadores, Oscar Pierre, apuntaba a que habían multiplicado por 15 el número de pedidos diarios y por 27 sus ingresos, sin ofrecer base sobre estos incrementos.

Otros competidores, también financiados

Esta ronda llega en un momento álgido para la logística de la última milla en España. No sólo para los focalizados en la comida (Just Eat, Deliveroo, UberEats), sino también para otros más genéricos como Glovo o Stuart. Este último, centrado en el segmento empresas, fue adquirido por una de las filiales del gigante del sector postal Le Poste, dueño de la española Seur, el pasado mes de marzo por una cuantía que no ha sido aún desvelada (tampoco en el balance anual del grupo francés).

Por su parte, Jinn App, una compañía similar que fue lanzada por fundadores españoles en Londres, también se aseguró dinero para seguir compitiendo en el sector. En concreto, el pasado mes de mayo logró 10 millones de dólares, que se suman a los 7,5 millones logrados en abril de 2016, donde participó el fondo español Samaipata Ventures, fundado por el cofundador de La Nevera Roja, José del Barrio.

Y hay un competidor que no ha entrado en el mercado español, ni europeo, pero cuyo aterrizaje ha estado sobre la mesa en los últimos tiempos. Se trata de Postmates, la compañía estadounidense en la que se inspiró Glovo para lanzar en el continente europeo. En el último trimestre del pasado año cerró una ronda de 140 millones de dólares, en lo que representó una operación “súper difícil” de cerrar, tal y como admitió su consejero delegado y fundador.

En pleno debate

Esta explosión en la inversión en todo el sector llega en pleno debate sobre la relación laboral de estas plataformas con sus colaboradores. Algunas están en el ojo del huracán. Deliveroo ha vivido su primera huelga en España, mientras que Jinn App la ha capeado en Londres.

La propia patronal del sector de la economía digital propuso esta misma semana una regulación laboral ‘ad-hoc’ para plataformas como estas.