Google Glass y la murciana Streye, de la mano

Google Glass y la murciana Streye, de la mano

Empresas

Google Glass ataca ahora a empresas con la murciana Streye en vanguardia

El coloso de Mountain View da una nueva oportunidad a sus gafas de realidad asistida, que dejó de comercializar en enero de 2015.

Miguel Ángel Uriondo

¿Recuerdan los viejos tiempos, aquellos en los que para ser moderno tenías que tener una foto de perfil en las redes sociales con las Google Glass? Fue la época en la que sólo unos pocos elegidos podían comprar las Explorer y ganarse en Silicon Valley, a golpe de grabaciones no autorizadas en público, el calificativo de ‘glasshole’ (que podría traducirse, muy libremente, como ‘giligafas’). Estamos hablando del tiempo que pasó entre que se pusieron a la venta, en abril de 2013, y la fecha en que se retiraron, en enero de 2015. Pero están de vuelta.

Concretamente, Google ha redefinido el producto y ahora es, básicamente, un dispositivo pensado en el uso por parte de empresas. Y una compañía española, la murciana Streye, es una de las cinco empresas con sede en Europa que van a poder comercializarlas. El resto son Picavi y Ubimax, con sede en Alemania; Proceedix, con oficinas en Bélgica y swyMed, con una sede en Países Bajos.

Frank Escandell, responsable de desarrollo de negocio de esta compañía, con sedes en Mountain View (California) y Murcia, explica a EL ESPAÑOL que el interés por contar con sus servicios fue de Google, tras participar en un encuentro sobre tecnología ‘ponible’ (o ‘wearable’) junto a la Nasa o el Departamento de Defensa de EEUU.

La española, que tiene como presidente al español Julián Beltrán y cuya sociedad tiene el nombre de Beltia IT Consulting en el registro, es el único socio de Google con oficinas en Hong Kong. “Las relaciones de Google vienen de lejos. En 2013 les ayudamos a resolver un bug que tenían en la página de registro de desarrolladores de Google Glass, y ahí comenzó una buena relación”, subraya.

Rajoy Google Glass

Rajoy Google Glass EFE

Las nuevas Google Glass parecen haber resuelto los problemas de confidencialidad y privacidad, ya que cuando graban tienen una luz LED encendida en todo momento, y tienen como objetivo distintos sectores empresariales como los seguros o la salud. Pueden utlizarse con gafas de prescripción, enganchándolas al dispositivo con un clip, y forman parte de lo que Google llama “realidad asistida”, dado que a diferencia de la realidad virtual o, en menor medida, la realidad aumentada, no esconde la realidad sino que ofrece información suplementaria.

Desde 1.550€ por cada par

El negocio de Streye consiste en vender las gafas junto a una plataforma con aplicaciones capaz de dar más usos al producto. El modelo básico, por 1.550€, está más dirigido a Youtubers, con tecnología para transmitir en vídeo en alta definición. El modelo más avanzado, por 2.550€, es el que añade más aplicaciones profesionales.

Escandell explica que su tecnología no pretende ser “disruptiva”, sino “de transición”. De hecho, una de las diapositivas de su presentación tiene el título, irónico en castellano, de “El espíritu de la transición”.

Por el momento la compañía ofrece tres aplicaciones; Alert,que permite el envío y recepción de notificaciones en tiempo real en sus Smartglass o en su dispositivos móviles), Team (para soporte remoto) y Checkr (que permite crear listas de tareas y e implementar procesos lineales o con toma de decisiones).

La compañía cuenta ya con acuerdos con empresas enormes como Iberia, Sabadell, Carrefour, Grifols o Mapfre, que estudia cómo desarrollar un peritaje con reportaje fotográfico utilizando este dispositivo.

Objetivos

El objetivo de la compañía es vender 1.000 unidades durante el presente ejercicio y elevar esta cifra hasta 3.000-4.000 para el próximo año. A pesar del nuevo foco en empresas, Streye estará también dirigida al consumidor final y preparan ya una aplicación para running.

Streye está en proceso de búsqueda de distribución y de acuerdos, tanto en España y Asia como en América Latina. Pero en el momento del lanzamiento sólo se podrán comprar a través de Internet. En EEUU hay otras nueve empresas que pueden vender el producto.

La compañía cerró recientemente la entrada de 1,5 millones de inversores de Hong Kong, con el apoyo de Enisa y Segitur, y aprovechará la comercialización de los nuevos productos para buscar nuevo capital.

'Glass Enterprise Edition'

"Los trabajadores de muchos ámbitos -industrial, logística, servicios de campo o de sanidad, etc-, consideran útil consultar un dispositivo 'ponible' en busca de información u otros recursos mientras sus manos están ocupadas", explica Jay Kothari, el director del proyecto en Google, en el blog oficial de la compañía.

"Hemos incorporado cambios en el diseño y en el 'hardware' para que sea ligero y confortable a largo plazo. Incrementamos además la potencia y la duración de la batería", subraya.