Constâncio, Draghi y el jefe del Banco de Estonia, durante la rueda de prensa del BCE

Constâncio, Draghi y el jefe del Banco de Estonia, durante la rueda de prensa del BCE Ints Kalnins/Reuters

Empresas

El BCE justifica su intervención: "En el Popular había una fuga de depósitos"

Bruselas cree que la liquidación de la entidad española es un "ejemplo de éxito" de la unión bancaria.

Bruselas

Noticias relacionadas

Los dirigentes de la UE se han apresurado este jueves a justificar la fulminante intervención del Banco Popular, la primera entidad financiera en ser liquidada por el Mecanismo Único de Resolución (MUR). El Banco Central Europeo (BCE), responsable de desencadenar la liquidación en tanto que supervisor, ha alegado que el Popular sufría una fuga de depósitos imparable. Por su parte, la Comisión Europea sostiene que su venta por un euro al Banco Santader es "un ejemplo exitoso" del buen funcionamiento de la unión bancaria. 

"La razón (de la intervención) fue por los problemas de liquidez. Había una fuga de depósitos. No era una cuestión de evaluar la solvencia sino un problema de liquidez", ha explicado el vicepresidente del BCE, el portugués Vítor Constâncio, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno celebrada en Estonia. La fuga de depósitos es una "justificación suficiente" para declarar que el Popular no era viable, ya que no podía cubrir sus deudas ni pasivos.

Este fue el motivo que llevó al BCE a dictaminar el martes por la tarde que la entidad presidida por Emilio Saracho "estaba en quiebra o a punto de quebrar", ha subrayado Constâncio. El BCE dio entonces el relevo al Mecanismo Único de Resolución y no participó para nada en la decisión final de adjudicar el Popular al Santander por un euro, ha apuntado.

El presidente del BCE, Mario Draghi, ha respaldado esta actuación pero ha eludido responder a las preguntas sobre el Banco Popular escudándose en la separación de funciones entre política monetaria y supervisión bancaria. El responsable de supervisión del BCE no es Draghi sino la francesa Danièle Nouy, que no estaba presente en la rueda de prensa.

Deterioro reciente

Por su parte, el vicepresidente de la Comisión Europea responsable del euro, el conservador letón Valdis Dombrovskis, no ve problemas en que el Banco Popular haya tenido que ser liquidado menos de un año después de haber aprobado las pruebas de resistencia del BCE. "Es cierto que la entidad pasó los test de estrés, pero hemos visto que su situación se ha deteriorado recientemente, tanto por lo que se refiere a la liquidez como al precio de las acciones", ha señalado Dombrovskis.

"Por eso, los supervisores tuvieron que reaccionar e intervenir. Y eso es lo que han hecho, logrando un modelo de resolución con éxito", asegura Dombrovskis. De hecho, la liquidación del Popular sigue al pie de la letra las nuevas reglas de la UE para afrontar las crisis bancarias, cuyo objetivo es garantizar que sean accionistas y acreedores, y no los contribuyentes, los que paguen la factura. En la venta del Popular al Santander no ha habido ayudas públicas y los accionistas y bonistas han perdido su inversión.

La liquidación del Popular "ha sido una prueba que hemos pasado con éxito", ha resaltado el vicepresidente de la Comisión. "Tras la resolución, que implicaba la venta del Popular al Santander, el banco ha podido continuar sus actividades de negocio y sus clientes han seguido siendo atendidos sin problemas para la economía. Por eso creemos que es un ejemplo exitoso del primer uso del Mecanismo Único de Resolución", ha dicho Dombrovskis.